Hogar y jardinería

Alegrías – Elección de las plantas – Joys

El siguiente texto es un extracto del libro Alegrías(ISBN: 9781644610800) Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Alberto Massa Saluzzo, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Características Generales

El género Impatiens comprende varios centenares de especies tanto anuales, como bianuales o vivaces, de porte erecto y elegante, con follaje compacto y vivaz. De hojas abundantes, translúcidas, llevadas por peciolos simples sostenidos por tallos carnosos y suculentos, sus flores son numerosas en primavera y en verano, asimétricas y de forma aplanada, aunque también pueden ser redondeadas, con corola compuesta de5 pétalos, dotados de un espolón lateral más o menos acentuado; pueden ser simples o dobles, solitarias o bien reunidas en densos ramitos. Su color comprende toda la gama del rosa-rojo, el naranja, el blanco y el violeta, con tonalidades tenues o vivas, a veces jaspeadas.

Los frutos son cápsulas secas sin valor ornamental que, una vez maduras, estallan al menor contacto proyectando las semillas a su alrededor.

En buenas condiciones de cultivo, el crecimiento suele ser rápido y vigoroso, algunas veces desordenado, y concluye cuando la planta ha alcanzado una altura de 25-30 cm.

Origen Y Distribución

Las Impatiens En España y En El Mundo

Las flores dobles de una Impatiens de flor doble. (Fotografía de ADJ/Ferret)

El género Impatiens es muy extenso; abarca unas 700 especies distintas, muy difundidas en estado silvestre en áreas geográficas diversas, sobre todo en las regiones tropicales y subtropicales de Asia y África.

En Europa y en Norteamérica las Impatiens están presentes sólo de forma esporádica, mientras que resultan del todo ausentes en estado silvestre en Sudamérica y en Oceanía.

En España siempre ha estado presente de forma espontánea la especie I. nolitangere, difundida en los bosques, a orillas de los ríos y en las zonas más húmedas y sombrías, desde 300 hasta 1.500 m de altitud.

Más tarde, debido a los ejemplares asilvestrados a partir de plantas exóticas importadas para el cultivo, se han añadido las especies de procedencia asiática I. balfourii,I. glandulifera, I. parviflora(que, aunque en escasa medida, a menudo se asilvestran si encuentran las condiciones propicias para desarrollarse en descampados) e I. balsamina, la menos frecuente en estado espontáneo, que vegeta desde el nivel del mar hasta los 1.000 m de cota.

Actualmente todas estas nuevas especies pueden hallarse con relativa facilidad en nuestros territorios, sobre todo en las zonas más sombrías y frescas: de los campos a los bosques húmedos, pasando por los eriales y las orillas delos ríos.

Así, durante el verano es posible divisar en los claros húmedos y sombríos de los bosques las flores amarillas, no especialmente vistosas, deI. parviflora e I. nolitangere, obien el vivo color rojo de lasflores de I. glandulifera, I. balfouriie I. balsamina, con tonos que varían desde el rosado hasta el púrpura.

Contrariamente a lo que cabría pensar, al conocer sólo las variedades cultivadas, encontramos a menudo plantas de altura elevada, cuyo espesamiento de los tallos, a pesar de ser herbáceas, permite alcanzar alturas de hasta 1-1,5 m.

Origen Del Nombre

Las flores rosadas de Impatiens glandulifera.
(Fotografía de ADJ/Ferret)

El género botánico Impatien sidentifica a un grupo de plantas muy definido, clasificado en el Código de Nomenclatura Botánica.

Se asignó el nombre científico a este género botánico después de observar la curiosa y singular característica de sus frutos: pequeñas cápsulas alargadas que, una vez alcanzada la maduración, se secan y al menor toque se abren de improviso explotando y lanzando alrededor las semillas que contienen, como si las propias plantas estuviesen «impacientes» por distribuir su semilla.

En efecto, se trata de un fenómeno muy particular, que forma parte de los casos de diseminación «autónoma», para la que no interviene ningún agente intermediario que pueda transportar la semilla lejos de la planta «madre». Por otra parte, además del nombre del género, también el nombre de la familia botánica de pertenencia —Balsamináceas—parece indicar esta particular característica suya. Se considera que el término deriva de la voz griega ballein («lanzar») y de la latina semen («semilla»), con el significado de «planta que lanza la semilla».

El nombre vulgar generalmente usado en castellano, alegría de la casa o miramelindos, se refiere en cambio a los colores de las flores y a su duración.

Las Alegrías Hoy

Impatiens balfourii silvestre, difundida en los suelos sin cultivar en posición fresca y sombría. (Fotografía de ADJ/Ferret)

Hoy en día las Impatiens revisten importancia y notoriedad en sentido exclusivamente ornamental, como plantas de maceta o de bordura; para el cultivo suelen emplearse sólo las citadas especies Impatiens balfourii, I. glandulifera eI. balsamina, a las que se aña den, y con gran difusión, la especie norteamericana I. biflora y las africanas I. petersiana, I. holstii e I. sultanii.

Las reconocidas y apreciadas propiedades ornamentales de las Impatiens han dado lugar a una continua selección de las variedades mediante cruce entre especies puras, buscando plantas más decorativas. En particular se ha desarrollado una enorme producción de híbridos entre las especies I. holstii eI. sultanii, procedentes de la isla de Zanzíbar (Tanzania),que son los «progenitores “de muchas de las plantas ahora cultivadas en nuestras casas y jardines.

Proyectemos Juntos

Pensar En El Cromatismo

Impatiens balfourii: detalle de la flor. (Fotografía de ADJ/Jarreau)

Pese a que las alegrías son potencialmente vivaces, se incluyen en el numeroso grupo de las plantas anuales con pleno derecho por ser capaces de ofrecer floraciones tan espectaculares como las producidas por las especies auténticamente vivaces pero mucho más prolongadas: casi permanentes durante toda la estación cálida. Tras los apagados colores del invierno, las alegrías animan y avivan con gran generosidad balcones, terrazas y jardines, coloreándolos con intensidad en todos los rincones y ofreciendo abundancia de flores repetidas durante toda la estación cálida, que no desaparecen hasta el primer frío invernal. En primavera, y sobre todo en pleno verano, cuando los colores del jardín tienden a apagarse y domina el verde, son las especies «anuales» como las alegrías las que atraen la vista y proporcionan las notas cromáticas más espectaculares.

Las razones que pueden inducir a escoger las alegrías entre las flores de temporada son innumerables: la enorme generosidad ofrecida con las floraciones embellecerá durante muchos meses los parterres y borduras del jardín, la gran variedad de colores las hace útiles para infinitas composiciones florales con otras especies, las características de su floración prolongada permiten un uso invernal en interiores, además de sus particularidades morfológicas, que las hacen muy adecuadas para el cultivo en recipiente.

Estas especies suelen requerir pocas atenciones, y logran producir en poco tiempo eficaces manchas compactas de color que, bien proyectadas, pueden dar a nuestros jardines y terrazas un aspecto espectacular.

En el caso de las alegrías, en particular, el color es una característica fundamental al mantenerse siempre presente en la planta durante periodos muy largos.

El Color Como Guía Del Proyecto

Impatiens glandulifera: detalle de la flor. (Fotografía de ADJ/Ferret)

El proyecto inspirado en las alegrías está orientado a decorar y dar forma a la horizontalidad del jardín o del césped. Por esta razón, deben considerarse plantas que «pintan» nuestro jardín. En consecuencia, el criterio guía del proyecto es la coloración de las superficies horizontales ya que las alegrías se abren en extensión y sólo crecen en altura30-40 cm.

Las particularidades de color no se refieren sólo a las flores sino también al follaje, característico en el clásico tono verde brillante pero también en matices bronceados o rojizos, a menudo con jaspeados bicolores.

Las flores están disponibles en multitud de matices, pertenecientes a la gama del rosa rojo y del blanco; por este motivo es más fácil practicarla asociación entre variedades distintas o con especies diferentes.

De colores vivos, en algunas variedades las flores asumen particulares tonos pastel, indicados para la ubicación en los jardines de tonalidades más austeras.

Teniendo en cuenta la forma y extensión de los parterres, al proyectar la ubicación de las alegrías es necesario considerar la importancia de crear armonía en la combinación de los colores. Así, las zonas de flor blanca y la presencia de follaje verde brillante mitigan los tonos rojos más fuertes como bermellón, escarlata o púrpura, que pueden resultar demasiado dominantes en las combinaciones rebuscadas.

Otro elemento importante de diseño es el equilibrio en la combinación de las formas. La diferencia de altura y porte de las distintas plantas es un elemento que conviene conocer bien y tener siempre en cuenta en el estudio de una asociación de diversas especies vegetales.

Para tener una mejor idea de Alegrías Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaAmazon IndiaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKoboBookbeatFnac, Amabook,…

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: