Cultura, espiritualismo y creencias

Las más bellas oraciones del mundo

El siguiente texto es un extracto del libro Las más bellas oraciones del mundo(ISBN: 9781644610114) Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Maria Maglione, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Las primeras manifestaciones religiosas

Los pueblos primitivos

Pigmeos

A KHMVUM (CONSAGRANDO LAS ARMAS)

Para los pigmeos, el dios supremo es el Ser Creador —Khmvum—,que se manifiesta a los hombres por medio del arco iris y en forma de elefante. Dios se revela únicamente en sueños. Su voz es el trueno. El sol se encuentra en una posición subordinada respecto del Ser Supremo; la Luna, la antigua Madre divina, es inferior al Sol. El Ser Supremo reside en el seno del megbe, una especie de la alma-sombra esparcida por todas partes, esencia invisible de las cosas, de modo que es la materia dinámica constituida por los seres, la fuerza omnipotente de la que el mundo visible es el reflejo.

Oh Khmvum, oh Khmvum, tú eres el Creador,
tú eres el Señor de todo,
el Señor de la selva, el Señor de las cosas,
el Señor de los hombres, oh Khmvum;
y nosotros, pequeños, somos tus súbditos.
Oh Khmvum, Señor de la vida y de la muerte,
manda y te obedeceremos.

A LA LUNA

¡Oh, Luna, madre Luna!

Madre de las cosas vivientes,

escucha nuestra voz, ¡oh, madre Luna!

escucha nuestra voz, ¡oh madre Luna!

¡Oh, madre Luna, madre Luna!

CANTO DEL ARCO IRIS

Cuando Khwa, el Arco Iris, aparece por el oriente después de una violenta tormenta, el pigmeo abandona el trabajo; levanta su arco; lo tensa en la misma línea del arco iris y entona el siguiente canto:

¡Arco iris, arco iris!

Tú que resplandeces en lo alto,

sobre la selva inmensa,

entre las negras nubes,

dividiendo el profundo cielo.

Tú, el vencedor,

has hecho enmudecer al trueno que rugía,

que rugía con estruendo,

irritado, entre negras nubes,

dividiendo el negro cielo,

rodeado de negra nubes,

como el cuchillo que parte el fruto maduro.

¡Arco iris, arco iris!

El Trueno que mata a los hombres ha huido,

como el antílope ante la pantera.

¡Arco iris, arco iris!,

arco potente del cazador de lo alto,

que hostiga el rebaño de las nubes,

que huyen cual manada de elefantes despavoridos,

arco iris, dale gracias por nosotros.

Dile que no esté irritado,

dile que no se enoje,

dile que no nos mate,

porque nosotros tenemos miedo, mucho miedo.

¡Díselo, arco iris!

OFRENDA (AL ARCO IRIS) DEL PRIMER ANIMAL ABATIDO

Para ti aparto esta pieza,
porque es a ti a quien pertenece,
a ti sólo.
Para ti la aparto,
no vuelvas a otro lado la cabeza,
dirige hacia mí tus ojos.
Esta es mi ofrenda.

POR EL NACIMIENTO DE UN NIÑO

A ti, Creador, a ti, el Potente,
consagro esta nueva planta,
fruto nuevo del árbol antiguo.
Tú eres el Señor y nosotros tus hijos.
A ti, el Creador, a ti, el Poderoso,
Khmvum, ofrezco este nuevo fruto
del árbol antiguo.

CANTO FÚNEBRE

Khmvum, Khmvum, nosotros te llamamos.

Aquí abajo el frío, ahí arriba la luz.

El animal nace, vive y muere,

y viene el gran frío,

el gran frío negro de la noche.

El pájaro nace, vuela y muere,

y viene el gran frío,

el gran frío negro de la noche.

El pez nace, se escurre y muere.

y viene entonces el gran frío negro.

El hombre nace, come, duerme y pasa,

y viene el gran frío negro de la noche.

El cielo brilla, pero los ojos están cerrados.

Las estrellas resplandecen.

Aquí abajo el frío, ahí arriba la luz.

El hombre ha pasado al más allá, y es libre y prisionero,

La sombra se ha esfumado,

la sombra se ha esfumado.

¡Khmvum, Khmvum, nosotros te llamamos!

Fang

INVOCACIÓN DE LOS HECHICEROS FANG
DE LA SELVA ECUATORIAL

¡Oh, tú, Espíritu de la fuerza viril,

que mandas la fuerza!

Tú, que todo lo puedes,

sin ti yo nada puedo.

Yo que estoy consagrado a ti, Espíritu,

recibo de ti fuerza y poder, porque tú me los das.

Yo te llamo, Espíritu de la fuerza,

escucha mi canto;

¡ven, ven, ven!

¡Ven, porque yo soy tuyo!

¡Porque te he dado lo que has pedido,

y he consumado el sacrificio, oh Espíritu,

el sacrificio en la selva!

Espíritu, yo soy tuyo y tú eres mío. ¡Ven!

Wapokomo del Lago Tana

INVOCACIONES
¡Oh Dios, danos la paz!
Danos la tranquilidad

INVOCACIONES

¡Oh Dios, danos la paz!

Danos la tranquilidad

y que venga la fortuna,

muera quien embruja nuestra aldea

y lanza contra nosotros maldiciones.

También te pedimos peces.

¡Oh Dios, danos la lluvia!

Estamos en la miseria,

sufrimos con nuestros hijos;

mándanos las nubes con la lluvia.

Te rogamos, ¡oh Dios padre nuestro!, que nos mandes la lluvia.

A la que está enferma, dale, ¡oh Dios!, paz y salud

a ella y a su aldea, a sus hijos y a su marido.

Que se levante y vaya al trabajo, que atienda a la cocina,

que vuelva a la paz.

Para tener una mejor idea de Las más bellas oraciones del mundo Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaAmazon IndiaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKoboBookbeatFnac24 SymbolAmabook,…

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: