Comida y cocina

El gran libro de los postres – The Great Dessert Book

El siguiente texto es un extracto del libro El gran libro de los postres(ISBN: 9781646995127) Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Annalisa Strada, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Preparar dulces es una actividad muy gratificante… ¡y no sólo para quien los prepara! Un pastel es el símbolo de la fiesta y de la alegría: basta con poner un dulce bien hecho en la mesa para ver cómo se dibujan las sonrisas y escuchar el inevitable aplauso. Y no sólo los niños se dejan llevar por la glotonería: también los adultos se quedan maravillados y hechizados ante un pastel bien elaborado.

Se podría decir que el cocinero se hace, pero el pastelero nace. Y es que hacer un buen dulce es algo mucho más difícil que preparar un plato «salado» de igual nivel. El arte de la pastelería, con sus cantidades y sus procedimientos de laboratorio alquímico, que requieren el absoluto dominio de las técnicas, los trucos y los utensilios, puede intimidar no sólo a un principiante, sino también a quien se mueve con cierta soltura entre ollas y fogones.

En realidad, no resulta tan difícil alcanzar un nivel suficiente para elaborar pasteles y tartas, incluso para los que tienen poca experiencia en la cocina: un poco de práctica, atención y mucho entusiasmo es todo lo que se necesita para sentirse el pastelero de casa. Este libro puede resultar útil tanto a quien ya tiene práctica —puesto que en él encontrará recetas innovadoras y originales— como a quien da sus primeros pasos, ya que podrá encontrar las recetas de base y los consejos útiles para una mejor ejecución. Al mismo tiempo, el recetario podrá ser utilizado también como simple «galería de imágenes» por quien, siendo un experto en el arte de los dulces, tiene necesidad de un empujoncito para su inspiración personal.

Además de los consejos generales, expuestos al principio del libro, se recogen recetas para todos los gustos, agrupadas por tipos: pasteles, pasteles rellenos, costradas, dulces de cuchara, semifríos y helados, y, por último, bizcochos, pequeños dulces y pastelillos. Esta distribución (que se respeta también en el índice que figura al final del libro) sigue un criterio establecido para una mayor facilidad de consulta.

Para finalizar, hay que recordar que la cocina es uno de los ambientes creativos por excelencia, y que cada cual —aun sin quererlo— interpreta las recetas según su propia sensibilidad particular. Precisamente por ello, una misma receta elaborada por distintas personas tiene siempre resultados ligeramente diferentes. Así pues, ampliando el margen de interpretación, cada uno puede recrear las indicaciones y los consejos según desee, para obtener miles de variantes que harán que tanto los invitados como el pastelero se chupen los dedos.

Los Utensilios

Como ocurre siempre en cocina, disponer de unos utensilios específicos es una excelente ayuda, pero muchas recetas pueden realizarse con los instrumentos básicos que se pueden encontrar en todas las casas. En primer lugar se necesita algún elemento para mezclar, amasar y batirlos ingredientes. Los mejores recipientes —de vidrio, de acero o de plástico— son los que tienen bordes altos y un fondo semiesférico: son los más adecuados para batir con un batidor manual o con una batidora.

Hará falta también una serie de cucharas de madera y espátulas, para mezclar y extender. Para quien disponga de poco espacio, la tradicional mesa de madera o de mármol para amasar —ideal para extender la masa, sobre todo siesta lleva mantequilla— puede sustituirse por la mesa de cocina o por una superficie cubierta por un material lavable.

Es necesario disponer de algún molde específico para pasteles: el formato más común oscila entre 18-26 cm de diámetro, pero también los hay bastante más pequeños, llegando incluso a los mono dosis, o más grandes, como es el caso de los moldes de pastelería. Los moldes desmontables (es decir, aquellos cuyo borde se desprende) son los más cómodos, porque evitan que se rompa el pastel en el momento de desmoldarlo. En cuanto a los materiales, además de los tradicionales—a los que se han unido los de revestimiento antiadherente— están empezando a tener éxito los moldes flexibles, que permiten desmoldar perfectamente hasta los dulces con las decoraciones más complicadas.

Los robot que lo hacen todo, con múltiples funciones (amasar, batir, triturar, rebanar, mezclar, centrifugar, etc.), son cada vez más frecuentes en las cocinas, y permiten ahorrar mucho tiempo; además, sustituyen a otros utensilios específicos, pequeños y grandes, lo cual resulta muy útil para quien no dispone de mucho espacio o se dedica tan sólo de vez en cuando a la cocina. A veces no es fácil familiarizarse con estos instrumentos, pero con el tiempo y la práctica se van encontrando los pequeños trucos para obtener buenos resultados con considerable ahorro de tiempo.

De todos los electrodomésticos, el horno es el rey de la cocina. Aparte de las sustanciales diferencias entre los aparatos de gas, eléctricos y con ventilación, cada uno de ellos tiene un rendimiento propio. Como apuntan siempre los cocineros, el horno hay que conocerlo, esto es, hay que practicar con él y probarlo varias veces, para adaptar los tiempos decocción estándar que se proporcionan en las recetas.

A menos que se especifique lo contrario en las recetas, el horno ya debería estar a la temperatura deseada en el momento en que se introduce el pastel en él.

Otros utensilios indispensables en la cocina son una buena balanza y algunos jarritos para medir líquidos.

Al elaborar los dulces, el tamiz se convierte en cierto modo en la extensión de la mano del cocinero. Se pasan por el tamiz todos los ingredientes en polvo (la levadura con aroma de vainilla, el cacao, la harina, la fécula) para evitar la formación de grumos en la masa y abarcar mejor la superficie.

Para decorar o distribuir pequeñas cantidades de masa consistente es indispensable disponer de una jeringa o de una manga de pastelero. Si no, se puede elaborar un cono con papel de horno y luego cortar la punta, de forma que se obtenga una apertura más o menos grande: será una óptima manga de emergencia.

Por lo que respecta al rodillo, conviene elegir los modelos más largos, gruesos y pesados. En las tiendas los hay de diversos materiales: así, podemos encontrar rodillos de acero o de plástico hueco, que pueden llenarse con agua y hielo (resultan muy útiles para extender láminas con base de mantequilla) o agua tibia (para masas que tienen que fermentar).

En cualquier caso, el rodillo tiene que estar sumamente limpio; si se prevé que no se va a utilizar durante mucho tiempo un rodillo de madera, es preferible pincelarlo con una capa de aceite de almendras. Si no se dispone de rodillo, se puede utilizar una botella limpia llena de agua.

Por otra parte, siempre resultan útiles los utensilios para cortar galletas, las espátulas (que se utilizan para extender, pero también para amasar sustancias que no pueden recibir el calor de las manos, como es el caso de la pasta quebrada o de la pasta brisa) y las paletas. No puede faltar un palillo largo o una aguja de acero: es el auténtico test de cocción.

Puede ser reemplazado por una aguja de lana, la lámina de un cuchillo o, a falta de cualquiera de ellos, un espagueti crudo.

Ciertamente, cocinar se hace más agradable cuando se dispone de múltiples objetos para realizar diversas tareas: el pelador, el molde estriado, el descorazonador, el apoya cuchara…

Si se dispone de una cocina muy grande, se pueden ir satisfaciendo estas necesidades, o se puede ir convenciendo a familiares y amigos para que regalen utensilios de este tipo: los hay de todas clases. En caso contrario, habrá que limitarse a lo indispensable y suplir con el ingenio la falta de una determinada herramienta.

Los Ingredientes

Harina

Para la elaboración de dulces suele utilizarse la harina de trigo del tipo 0. La 00 es más fina, pero precisamente por esto resulta menos indicada para algunos dulces típicos regionales o de masa elaborada, que tienden a hacerse pesados si la harina es demasiado fina y refinada.

Para algunos dulces se utilizan también otras harinas —por ejemplo, de maíz, de castaña, de avena, etc.—, que no permiten la fermentación de la masa. Para dulces que tienen que quedar blandos se aconseja mezclar siempre estas harinas con la harina de trigo. Además, en algunos casos la harina puede ser sustituida en un porcentaje variable por fécula de patata, almidón de maíz o de trigo. Si alguien no tolera el gluten podrá recurrir a las harinas especiales, que son cada vez más fáciles de encontrar.

Antes de ser utilizada, la harina siempre debe ser tamizada. Hay quien, además, la reparte sobre la placa del horno y la tuesta ligeramente, pero hay que tener cuidado con esto, ya que luego puede haber una diferencia de peso notable (conviene pesar la harina necesaria para la realización de una receta antes de pasarla por el horno).

Para tener una mejor idea de El gran libro de los postres Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaAmazon IndiaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKoboBookbeatFnac24 SymbolAmabook,…

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: