Artesanías y pasatiempos,  Creativo hazlo tu mismo

Cómo hacer, decorar y vestir las muñecas – How to make, decorate and dress the dolls

El siguiente texto es un extracto del libro Cómo hacer, decorar y vestir las muñecas(ISBN: 9781644616628) Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Mara Visconti y Alina Rizzi, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

En los últimos años se ha ido acrecentando el interés por las labores más creativas, por las actividades manuales, por el bricolaje y por la decoración. Entre estas, destaca la creación de muñecas y osos de peluche para los juegos de los más pequeños, pero también para exponer en el salón. Muñecas fabricadas con mimo, con rostros finamente bordados y a menudo vestidas con elegancia, capaces de satisfacer a quien las realiza más incluso que a quien las recibe. En este volumen proporcionaremos todas las indicaciones para realizar muñecas, de formas muy diversas, y distintos vestidos: algunos más sencillos y prácticos, que se pueden confeccionar con restos de tela, y otros más elaborados y costosos, para satisfacer la creatividad y la fantasía. Todo ello acompañado de dibujos y fotografías en color para alcanzar sin desilusiones finales los objetivos propuestos.

Muñecas de trapo: una pasión antigua

Con toda probabilidad, las muñecas de trapo nacieron junto con los niños y el deseo de toda madre de proporcionar juguetes divertidos a sus hijos. Se tienen noticias de muñecas muy antiguas realizadas con telas a veces realmente pobres, tipo retales, fragmentos de vestidos estropeados y lana reciclada La calidad de estas muñecas dependía siempre de la fantasía y de la habilidad manual de quien las realizaba, pero la idea, que llamó enseguida la atención, conoció una gran difusión especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

En esa época, algunos artesanos, sobre todo ingleses y americanos, empezaron a producir en serie muñecas de trapo que ponían a la venta Fue entonces cuando nacieron las primeras muñecas en forma bidimensional, es decir, compuestas simplemente por dos piezas de tela cosidas juntas y luego pintadas con colores al óleo En algunos casos, incluso, se vendía sólo la tela pintada, y la persona que la compraba tenía que cortarlas piezas, coserlas y rellenarlas con retales o medias viejas Más tarde se añadieron los cabellos, en algunos casos incluso naturales, los vestidos más elaborados y los zapatos de cuero, realizados a medida como los que se hacían para las muñecas de porcelana, mucho más caras.

Pero fue a principios del siglo XX cuando la calidad de estos juguetes mejoró notablemente Los brazos y las piernas se articularon, se abandonaron la paja y el serrín para el relleno, que se sustituyeron por una especie de algodón; en muchos casos, las líneas del rostro se imprimían sobre la tela o, mejor todavía, se moldeaban en el tejido tratado con un material endurecedor.

Es decir, que de las muñecas fabricadas en casa se pasó a auténticas muñecas de colección, producidas en serie ya menudo destinadas al público adulto.

Las mejores muñecas de trapo se realizaron en la primera mitad del siglo XX y llevan los nombres de Norah Wellings, Kathe Kruse, Magda Boalt, pero sobre todo de las casas Steiff y Lenci La primera, fundada en el año1877, todavía sigue funcionando y continúa produciendo no sólo muñecas, sino también bonitos osos de peluche.

Antiguamente tuvieron mucho éxito las muñecas personajes, es decir, caricaturas de policías, ancianas, niños y marineros de rasgos muy reales y divertidos, realizadas totalmente con telas Se reconocen por su cosido central o diagonal del rostro y por el típico botón en la oreja En Italia, en cambio, la casa Lenci, fundada a principios de siglo, ha producido y todavía produce muñecas de fieltro (el famoso tejido Lenci) endurecido y moldeado con plantillas, para formar cuerpos perfectos y rostros con las famosas expresiones enfadadas De todas formas, en los dos casos se trata de muñecas tan originales que ya se consideran auténticos objetos de anticuario.

Los materiales necesarios

Antes de comenzar a realizar una muñeca de trapo será necesario preparar todos los utillajes y materiales que se van a emplear. En el primer caso, se trata de objetos de costura comunes, que seguramente ya se tendrán en casa: tijeras, agujas, alfileres, un dedal, un ganchillo fino y otro más grueso, etc. La máquina de coser no es indispensable, aunque la verdad es que si se utiliza permite realizaren menos tiempo muñecas y vestidos perfectos; no obstante, no hay nada que impida realizar las costuras a mano.

Y ahora, nos centraremos en los materiales. Será necesario reunir todos los retales de tela que haya encasa y decidir cuáles pueden ir mejor, por su consistencia y color, para realizarlos vestidos de la muñeca. Se recomienda el algodón, el paño, el terciopelo, la lana y algunas telas sintéticas moldeables y resistentes. Es mejor, en cambio, evitar el punto, más difícil de trabajar, y la seda, que es muy delicada. Hay que buscar también retales de encajes, pasamanerías, cintas de algodón o de raso con las que poder decorar y embellecerlas distintas telas.

Son indispensables los hilos de algodón de distintos colores, pequeños botones, algunos de los cuales tienen que ser automáticos, e hilos de bordar sencillos y Muliné. Las camisetas blancas de bebé pueden servir para realizar los calzones de las muñecas.

En cuanto a los materiales más específicos, que probablemente habrá que comprar, será necesaria la tela para hacer el cuerpo de la muñeca, de algodón suave de color crudo, rosa, marrón o amarillo. También son indispensables la lana, el algodón o los hilos sintéticos para los cabellos, que podrán ser amarillos, rojos, negros o marrones. La lana rizada será muy útil para crear pelucas. Para llenar el cuerpo se precisará relleno sintético o de lana (que se puede comprar a tapizado res o fabricantes de colchones) que, al ser lavables y muy resistentes, son adecuados para la realización de muñecas para niños. Si, en cambio, las muñecas se destinaran a la decoración, el relleno puede ser de algodón. Finalmente, como alternativa a los hilos de bordar, se pueden utilizar algunos rotuladores o yesos especiales para telas con los que decorar el rostro de la muñeca. Para realizar un trabajo más rápido y sencillo, se aconseja comprar ojos de plástico en una mercería.

La realización de la muñeca

Una vez reunido el material y los utillajes necesarios, ya se puede comenzar a realizar la muñeca. En este capítulo se ilustran las distintas fases del trabajo: la preparación del patrón de papel, el corte de la tela, el cosido, el relleno y, finalmente, la elaboración de la cabeza y del rostro y la elección del atavío. No hay que olvidar que el cuidado de los detalles es siempre muy importante, no sólo para obtener un resultado final satisfactorio, sino también para dar vida a muñecas distintas y originales cada vez y, sobre todo, dotadas de una «personalidad» propia. La parte final de este capítulo está dedicada a la limpieza de la muñeca que, con el uso o la exposición al polvo, puede llegar a perder su belleza inicial. Por eso se proponen algunos consejos prácticos para mantener inalteradas durante mucho tiempo estas pequeñas obras de arte.

Para tener una mejor idea de Cómo hacer, decorar y vestir las muñecas .Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaAmazon IndiaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKoboBookbeatFnac24 SymbolAmabook,…

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: