Familia y relaciones,  Niños

Crianza de los hijos

Esta serie trata de las cuatro responsabilidades principales de los padres: mantener la salud y la seguridad de los niños, promover su bienestar emocional, inculcarles habilidades sociales y preparar a los niños intelectualmente.

Los padres son maestros, guías, líderes, protectores y proveedores de sus hijos. Para los padres, esta colección, que incluye 34 títulos, es la clave más importante para el éxito de sus hijos, ya que les ayuda a participar positivamente.

El siguiente texto es un extracto del libro Mi hijo ha sido agredido (Asi Es la Vida). Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Stéphane Bourcet y Isabelle Gravillon, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Recibir insultos, golpes, chantajes o incluso otras agresiones y abusos forma parte, cada vez con más frecuencia, de nuestra vida cotidiana. Son situaciones a las que algunos niños o adolescentes, o quizá nuestro hijo, tienen que enfrentarse un día. Sin embargo, a menudo a los padres les cuesta comprender cómo y por qué sufre su hijo esa situación, y desconocen cómo deben reaccionar. Este libro les ayudará a resolver las preguntas más habituales, como por ejemplo:

• ¿Por qué corre ese peligro mi hijo?
• ¿Por qué no sabe dominar esa situación?
• ¿Cuál es la manera más adecuada de reaccionar ante una agresión?
• ¿Debo denunciar ese acoso?
• ¿Cómo y dónde hacerlo en primer lugar?
Estamos convencidos de que eso siempre les pasa a los demás hasta que, un día, nuestro hijo vuelve de la escuela completamente trastornado porque le han insultado violentamente o porque uno más mayor le ha chantajeado. Nuestra hija vuelve llorando de una fiesta: sin que ella se diera cuenta, alguien le ha puesto algo en la bebida que ha anulado su capacidad de reacción y han abusado de ella. Al volver de unas colonias de vacaciones, nuestro niño nos confiesa que un monitor le ha sometido a tocamientos sexuales. De camino al colegio, a nuestro hijo adolescente le han arrancado la mochila en plena calle y encima le han pegado. De repente, nosotros, los padres, nos vemos enfrentados a esta violencia que ha sufrido carne de nuestra carne. A menudo nos veremos sumergidos en todo tipo de sentimientos contradictorios, que oscilan entre la culpabilidad por no haber sabido proteger a nuestro hijo, el deseo de venganza contra el agresor, la tentación de negar este hecho demasiado doloroso. Y sobre todo nos asaltan innumerables preguntas: ¿Cómo va a reaccionar nuestro hijo? ¿Conseguirá superar esta prueba? ¿Cómo ayudarle? ¿Es absolutamente necesario llevarlo a un psicólogo? ¿Denunciarlo es obligatorio?¿Y si el agresor lo aprovecha más tarde para vengarse?No es fácil tomar las decisiones correctas y ser un apoyo eficaz para la joven víctima frente a tantas preguntas y confusión… Este libro tiene justamente como objetivo intentar comprender lo que puede suceder a la vez en la cabeza del niño o del adolescente agredido y en la de los padres, antes de ofrecer algunas pistas de reflexión y consejos concretos para superar este hecho doloroso. Todo ello teniendo presente la absoluta conveniencia de no encerrar al que ha sufrido la violencia en su papel de víctima,sino al contrario, ayudarle a que vuelva a animarse y a mirar con confianza el futuro.

¿Qué es una agresión?

Desgraciadamente, hay muchas maneras de agredir a un niño. Golpes, quizá violación…pero también amenazas, insultos. La agresión también puede consistir en críticas humillantes expresadas por un profesor o por los padres,en azotainas demasiado sistemáticas o incluso en pornografía.

Golpes y violencia

Determinadas palabras o expresiones tienen tendencia a evocar escenarios bastante parecidos en la mayoría de las personas. Por ejemplo, si nos hablan de un niño o de un adolescente que ha sido agredido, es muy probable que a todos nos vengan a la mente más o menos las mismas imágenes: el niño o el adolescente en cuestión pasea tranquilamente por la calle, dos gamberros surgen de repente y se tiran sobre él para robarle, a golpes, su mochilao su reloj. Con algunas variantes, esta es la idea que nos hacemos de entrada sobre una agresión: violencia, golpes, a veces incluso una paliza, que se producen sin que la víctima se haya metido con nadie. Una descripción que se corresponde muy bien con la definición que el diccionario de la Real Academia da de este sustantivo: «Agresión: Acto de acometer a alguien para matarlo, herirlo o hacerle daño. Acto contrario al derecho de otra persona. Ataque armado de una nación contra otra, sin declaración previa». Recordemos que en el caso de la figura evocada,la agresión pasa por el contacto físico y la violencia. En efecto, estas son dos dimensiones importantes de la cuestión. La etimología latina de la palabra agredir es aggredi o ad gradi, que significa«ir hacia» pero también «ir contra» con la idea deatacar y de combatir: vemos que la voluntad de provocar un contacto cuerpo a cuerpo y la determinación de llegar a las manos están muy presentes en el agresor.

Cuando la palabra agrede

Sí, pero ¿y qué? estamos tentados de decir, porque hay también muchas agresiones en las que el agresor no toca ni un pelo a su víctima… Tomemos el caso del chantaje: un niño o un adolescente puede perfectamente verse inducido a dar todo lo que lleva bajo la coacción ejercida… no mediante golpe so un arma, sino con amenazas verbales. Esta forma tan especial y difundida de agresión no toca el cuerpo(o en todo caso, no necesariamente), sino que apunta a la mente y pasa por la presión psicológica,la intimidación.

Siempre en este registro que ignora los golpes y la violencia física, hay que incluir el insulto que espetaun alumno de la escuela, el colegio o el instituto,a otro, en medio del patio de recreo, ante un montón de testigos. «Estás como una vaca», «¡Idiota!», «¡Hijo de p…!», «¡Meón!»… Son sólo palabras, nada más y, no obstante, pueden hacer mucho daño y causar heridas que aunque no son visibles en el cuerpo, no son menos dolorosas para la mente. El ataque verbal que puede padecer un niño o un adolescente por parte de sus compañeros no debe tomarse a la ligera, ni mucho menos. Que le ataquen, además en público, sobre su aspecto físico o sus orígenes, constituye una agresión completamente real. El dolor que sentirá no será el mismo que el de un arañazo,pero la humillación no escuece menos. La humillación no es sólo sentirse ridículo, tocado en su amor propio o su orgullo, es algo mucho más violento y profundo que eso: incide en la propia identidad, rebajada,disminuida, es tener el sentimiento de ser inexistente a los ojos de los demás, de no estar en su lugar. Y no siempre es fácil recuperarse de estas ofensas…

Las agresiones verbales son tanto más violentas porque raramente se profieren al azar. El agresor tiene una intención muy consciente de hacer daño: es lo que le caracteriza y le procura placer. A la manera de un caricaturista, va a captar un rasgo físico, intelectual o familiar presente en su víctima y va a deformarlo,a agrandarlo. La persona insultada se verá entonces reducida a un solo aspecto de sí misma,naturalmente no el más halagador.

Nuestra colección cubre varios temas de crianza como:

  • ¡Para empezar, tú no eres mi madre!. ¿Qué lugar debe ocupar una madrastra?
  • Pequeño manual para abuelos
  • La lactancia
  • ¿Hasta cuándo durará esa rabieta?: Cómo calmarlos sin ponerse nervioso
  • Cuando el pipí se resiste
  • Entender a los niños
  • Un nombre para tu bebé
  • No me gusta la escuela. Entenderlo, ayudarlo
  • Separémonos… pero protejamos a nuestros hijos
  • ¿Hay que coger al bebé en brazos cuando llora?
  • ¿Psicólogo o no psicólogo? Cuándo y a quién consultar
  • ¿Qué hay en la tele?
  • A qué huele en tu habitación
  • La salud de los niños en 200 preguntas
  • Los consejos del psicólogo para comprender al adolescente
  • Los consejos del psicólogo para entender a tu hijo

Para tener una mejor idea de Mi hijo ha sido agredido (Asi Es la Vida) . Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaCasa de LibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKobo.

Deja un comentario