Desarrollo personal,  Leisure

Ser feliz es fácil

El siguiente texto es un extracto del libro Ser feliz es fácil (ISBN: 9788431554675). Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Franco Bianchi y Rosella Panigatti, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Un hombre de gran éxito, que ha llegado a ocupar en estos últimos años los cargos más importantes del Estado, cuando le preguntaron sobre el secreto de su extraordinario éxito, respondió: «Pienso de manera positiva». Pero, ¿cómo se consigue desarrollar una actitud mental positiva? Es necesario adquirir confianza en uno mismo corrigiendo la propia autoimagen, que seguramente no será demasiado fiel a la realidad porque, para nosotros, la realidad es lo que pensamos. Debemos evitar que las ideas obsesivas nos bloqueen; no debemos juzgarnos mal, sino aprender a aceptarnos y a querernos. Si no lo hacemos nosotros, ¿cómo podrán hacerlo los demás? Lo imposible no existe. Este libro le enseñará a ser el artífice de su vida y a lograr la felicidad. Aquí encontrará todos los ejercicios que deberá hacer para aprender a corregir los aspectos de su personalidad que no le gustan, pero también para curar el dolor de cabeza y el de estómago, para adelgazar, para tener éxito, etc. Un libro capaz de transmitirle entusiasmo, confianza en la vida, ganas y valentía para atreverse a hacer lo que desea, energía e impulso vital. Un libro distinto de todos los demás, un poderoso empujón hacia la afirmación de uno mismo y hacia la evolución espiritual.

Si queremos aventurarnos en la construcción de nuestra propia vida para que sea más serena, más rica, más sana y, por lo tanto,más feliz, empezaremos a hacerlo aquí y ahora.

El trayecto es más fácil de lo que pueda parecer; el único riesgo que se corre es el de tener éxito.

Las ideas que se seguirán en este viaje se encuentran descritas en lo que definimos como «el decálogo de la felicidad»: conviene leerlo con atención y, puesto que a lo largo del libro se podrá profundizar en los conceptos reunidos al final, nos daremos cuenta de que tenemos una visión distinta de la realidad y de que estamos sobradamente preparados para hacer todo aquello que actualmente nos parece imposible. Sin ninguna duda, podemos alcanzar éxitos inesperados.

No obstante, conviene precisar que el concepto de éxito, tal y como nosotros lo entendemos, está muy lejos de encontrarse necesariamente unido a la popularidad, al prestigio y a la riqueza, sino que más bien está representado por todo aquello que puede tener un sentido para nosotros. De hecho, no importa mucho en qué consiste mientras sea importante para nosotros.

Así pues, leamos el decálogo sin prejuicios, porque cuando hayamos experimentado la influencia de este método en nuestra vida cotidiana, los enunciados tendrán para nosotros el significado correcto.

EL DECÁLOGO DE LA FELICIDAD

  1. Hay que desarrollar siempre una actitud mental positiva.
  2. La realidad es tal como se piensa.
  3. Lo imposible no existe.
  4. Cada límite es una opinión; la opinión es un pensamiento;
    el pensamiento se puede cambiar.
  5. Hay que amarse primero a uno mismo, porque somos lo más
    importante del mundo.
  6. Todo el mundo merece toda la felicidad que la vida pueda
    depararle.
  7. Cada persona es el artífice de su vida.
  8. Hay que amar al prójimo y aprender a perdonar.
  9. Este es el momento y el lugar adecuados para cambiar nuestra
    vida.
  10. Actuar es el mejor instrumento para tener la vida en nuestras
    propias manos.

La actitud mental

Más de una vez habremos oído frases como «hay que afrontar mejor la vida» o «hay que pensar de forma positiva».

Cada vez se oye hablar más del pensamiento positivo: sin duda alguna es un tema que suscita la curiosidad y la atención del público a juzgar por la cantidad de libros y artículos que se están publicando.

¿Pero qué es, a fin de cuentas, este pensamiento positivo?A menudo la idea que tenemos sobre ello es aproximada y confusa,por lo que vamos a intentar afrontar el tema de una manera sencilla y accesible.

Un vaso medio lleno o medio vacío

El pensamiento positivo es un verdadero sistema de vida. Se trata,tal como reza la expresión, de una actitud mental dirigida a destacar los aspectos válidos y favorables de nuestra existencia y que tiende a acentuar todas nuestras cualidades y a potenciarlas hacia el infinito. Esta postura mental genera, al final, una especie de automatismo que pone siempre de evidencia los mejores aspectos de lo que nos sucede, incluso en aquellas situaciones que normalmente se definirían como negativas. Dicho de otra manera, el pensamiento positivo ayuda a encontrar las virtudes ocultas de lo negativo.

Esta actitud tiene consecuencias muy interesantes. La persona que se sitúa de manera positiva en el presente, vive la vida plenamente, saboreando todos los acontecimientos con alegría y disfrutándolos en cada momento sin vivir con el remordimiento de un pasado mejor y angustiándose ante un futuro incierto. Para este tipo de personas un vaso de agua podrá estar medio lleno, pero nunca medio vacío, ya que considerarlo así es propio, de hecho, de las personas que tienden a verlo todo de forma negativa, prisioneras de una inseguridad que llega a provocar un grave malestar y que se encuentran siempre acosadas por esa ansiedad que es fruto, precisamente, del miedo al futuro o se encuentran hundidas en sus lamentaciones. Sea como fuere, estas personas que no dejan de repetirse frases como «¿seré capaz de hacerlo?» o «¿por qué no he sido capaz de hacerlo mejor?» están destinadas a ser infelices descuidando lo único que cuenta y que no se repetirá más: el presente.

Si un hecho tan simple como la contemplación de un vaso que contiene agua hasta la mitad provoca dos reacciones opuestas, un mismo episodio, según el modo en que se plantee, puede experimentarse de forma antitética, generando reacciones completamentedistintas en la persona que lo está viviendo que provocarán a su vez que la realidad adquiera otro cariz.

La persona que es positiva vive una vida gratificante, es feliz y se muestra satisfecha con todo aquello que le sucede; la persona que, en cambio, vive de forma negativa, se encuentra siempre preocupada por los aspectos más ocultos que hacen que se sienta frustrada y tienda a encontrar incluso dificultades en coger las oportunidades al vuelo.

Puede parecer una conclusión simple, pero esta tesis está respaldada por muchos especialistas.

Por ejemplo, según Martin Seligman, un psicólogo a quien debemos la teoría de la impotencia aprendida (learned helpless), el optimismo es uno de los ingredientes esenciales para conseguir una vida feliz y llena de éxitos; de hecho, sostiene que la diferencia entre la persona que ve el vaso medio lleno y la persona que ve el vaso medio vacío consiste en lo siguiente:

— la persona que piensa de manera positiva ve:

a) el éxito como algo personal, propio y permanente: «consigo hacer siempre bien todo lo que me propongo»;

b) el fracaso como algo impersonal, temporal y específico: «a veces también me salen mal algunas cosas»; — la persona que piensa de manera negativa ve el fracaso (ya sea una derrota, sufrimiento, rechazo o pérdida) como algo:

a) personal: «no poseo la capacidad necesaria»;

b) inherente: «no soy capaz, no sé hacer nada bien»;

c) permanente: «he sido y seré siempre incapaz de hacer nada».

De todo esto se deduce que pensar de manera positiva supone considerar las eventuales conquistas o reconocimientos como episodios casuales y no como fuentes de alegría, de ahí frases como«ha sido un golpe de suerte», «una ocasión única», etc.

Para tener una mejor idea de Ser feliz es fácil . Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKobo.

Otras lecturas:

Deja un comentario