Ciencia y Astronomía,  Cultura, espiritualismo y creencias

Numerología, sexo y amor

El siguiente texto es un extracto del libro Numerología, sexo y amor(ISBN: 9788431551803). Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Brigitte Mesnard, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Numerología, sexo y amor

Este libro está dirigido tanto a personas que disfrutan la soledad como a aquellos que viven una relación problemática o a quienes desean salvar su matrimonio o construir una relación sólida basada en la comprensión y el respeto al otro. Nunca me cansaré de repetir que el éxito de una pareja depende de la disposición para dialogar o, dicho de otro modo, de la capacidad de ambos cónyuges para comunicarse. Sin embargo, para que dos personas sean capaces de hacerlo, es esencial que se conozcan bien a sí mismas y que aprendan a conocer a su pareja.

El matrimonio es una unión que sólo logra triunfar cuando ambos cónyuges deciden realizar un esfuerzo, una búsqueda personal (o, mejor aún, común) que les permita comprender y aceptar las diferencias que los separan. Al analizarlas, serán conscientes de la necesidad de que existan dichas diferencias, que les permiten complementarse y convertirse en una entidad única, que no es otra que la pareja perfecta. Todo el mundo —sí, todo el mundo— puede triunfaren su vida sentimental, y, de hecho, este es un deber que tenemos para con nuestra descendencia. La pareja aporta equilibrio. La estabilidad afectiva favorece el éxito en el ámbito profesional y en la vida en general. El amor verdadero revela el secreto de la vida. Las personas conocen a Dios gracias al amor. Todo niño que crezca arropado por unos padres que se hayan preocupado por cumplir con este deber afectivo albergará en su interior las semillas de la felicidad y, por lo tanto, sólo tendrá que conocer a su media naranja y establecer su propia unión amorosa para crear una nueva raza humana que estará más próxima al plano divino. En otras palabras, basta una generación para cambiar el mundo, elevarlo a Dios y prepararlo para vivir en el reino de los cielos.

Todos nosotros poseemos en nuestro interior las claves de la vida. Trabajar sobre nosotros mismos y nuestra pareja ya es una verdadera obra humanitaria, puesto que el amor se transmite y brilla sobre los demás. Todos formamos una gran cadena humana, pues somos responsables, a nivel individual y colectivo, de la felicidad y la tristeza de la humanidad. Para poder cambiar el mundo, es necesario que primero evolucionemos de forma individual y después con otra persona, más adelante con dos, y así sucesivamente. Si tan sólo 12 personas, que representarían de manera simbólica los 12 puntos clave del reloj universal de la Tierra, comprendieran este principio esencial, podrían transmitirlo al conjunto del planeta. Este fenómeno se extendería por todo el mundo, obedeciendo a la ley de las series. Y cuánto más se difundiera este mensaje, más deprisa cambiaría el mundo. Amaos los unos a los otros.

Introducción

El amor se corresponde con el número 6 y con la sexta carta del tarot: Los enamorados.

Se representa mediante seis triángulos equiláteros inscritos en un círculo. Este símbolo, que pertenece a la tradición hermética, evoca la unión de dos principios (masculino y femenino) o dos seres formados por tres planos (véase el capítulo dedicado a este tema, pág. 25), que se reúnen en una nueva entidad representada por el círculo.

La esfera, el signo matemático más perfecto de la Creación, simboliza a Dios mediante el 0 y al niño mediante el huevo, que representa la vida.

Este ideal amoroso se encuentra en el símbolo:

En este símbolo también se incluyen el 6 y el 9, puesto que el 9 es un 6 invertido que evoca el signo astrológico de Cáncer, regido por la Luna, cuyo ciclo de 28 días incide sobre las mujeres, las mareas y muchos otros fenómenos terrestres que aún se desconocen o no han sido revelados al público.

El «abrazo» de estos dos 6, uno de ellos invertido, expresa la comunión de los seres, los números y la creación, así como la necesidad de unión para sentirse realizado.

Todos nos movemos impulsados por la necesidad imperiosa y vital de encontrar a nuestra alma gemela, que es nuestro complemento perfecto. Todos buscamos nuestra unidad.

La vida se perpetúa a través de la unión de un + y un –, un hombre y una mujer, un 1 y un 2 para crear un 3, que es el niño.

Nuestro cuerpo está formado por tres planos esquematizados mediante tres triángulos:

— un triángulo o plano intelectual y espiritual;

— un triángulo o plano afectivo, emotivo y anímico;

— un triángulo o plano físico y material.

Encontrará explicaciones sobre estos tres planos en el capítulo pertinente, pero de momento deseo adelantarle que no se debe priorizar ningún plano en detrimento de los demás, puesto que se produciría una ruptura de armonía o de ritmo y, por lo tanto, aparecería una enfermedad o una disfunción. Este principio es la clave principal de la felicidad.

Por otra parte, para ser felices con nuestra pareja debemos aprender a comunicarnos con ella, es decir, a conocerla, a descubrir sus mecanismos de reacción y a fusionarnos con ella a través del pensamiento, el corazón y el cuerpo.

Como existimos sobre tres planos, es necesario que los tres se fusionen.

Casi todos somos egoístas en el amor. No realizamos el esfuerzo de ponernos en el lugar de la persona a la que se supone que amamos. Sin embargo, deberíamos hacerlo, puesto que esta es la segunda clave para la felicidad.

La tercera consiste en vivir en armonía con nuestros propios ritmos y los de nuestra pareja. Para ello, debemos empezar por comprenderlos ciclos de esta última, pues sólo entonces podremos identificarlos, gestionarlos y sacarles el máximo partido.

También es necesario aceptar el hecho de que nuestra pareja no evoluciona de la misma forma que nosotros y recordar que cada persona posee sus propios ritmos.

Lo mejor de estas claves para la felicidad es que pueden adaptarse a todos los ámbitos de la vida cotidiana. ¿Deseamos triunfar en nuestra profesión y en las relaciones sociales? ¿Anhelamos comprender a nuestros hijos? Sin duda se estará preguntando cómo conseguirlo. La respuesta es muy sencilla: basta con iniciarse en la ciencia de los números, puesto que la numerología, la verdadera ciencia del individuo y la vida, está al alcance de todo el mundo.

La razón de la popularidad de la numerología se debe a que esta ciencia milenaria, que nació a la vez que el hombre, ha conseguido demostrar a diario su poder sobre el plano humano.

Más allá de las matemáticas profanas, existen otros conocimientos matemáticos, los que alcanzaron Pitágoras, los egipcios, los atlantes y muchos filósofos y matemáticos. De hecho, la filosofía delos números ha atraído incluso a astrofísicos tan importantes como Hubert Reeves.

Este proceso conduce al amor universal, puesto que una pareja perfecta y verdaderamente unida puede formalizar la relación con el sacramento del matrimonio del que hablan los Evangelios. Juntos, en este caso, los cónyuges se elevan hacia Dios e irradian su amor sobre los demás. La sociedad actual se encuentra ante un gran número de opciones. En el terreno afectivo, hoy en día existen sitios de Internet que promueven encuentros sexuales incontrolados y otras actividades similares, o explotan la necesidad de amor y el miedo ala soledad de muchas personas vendiendo promesas de matrimonio en webs que en realidad son vulgares actos comerciales que guardan más similitudes con la esclavitud afectiva. Todos estos desórdenes se corresponden con la parte negativa del arcano 6 del tarot, Los enamorados. Entre la represión sexual de inicios del siglo pasado y la excesiva permisividad de la sociedad actual hay un gran margen de maniobra.

El mundo no está equilibrado. No sabe cómo gestionar los aires de cambio ni cómo aprovechar de un modo positivo los derechos y las libertades que logró adquirir en el pasado.

La desestabilización del vínculo del matrimonio pone de alguna manera la vida en peligro. ¿Qué sería de nuestros hijos si los priváramos del cariño y la seguridad de la unidad familiar? ¿Seguiría habiendo niños que se criaran y se educaran sanamente? Si eso ocurriera, seguro que no tardaríamos en leer en los periódicos anuncios similares a: «Se venden embriones; progenitores garantizados» o «Acogería embrión para cría; precio razonable»…

El número 6 en la tradición

El senario

El número 6, o senario, es un número femenino, par y pasivo que, en sentido sefirótico, significa «belleza». Su significado esotérico numeral equivale al hexagrama, una fi gura formada por dos ternarios simétricos. En geometría se representa mediante seis puntos que, unidos por ángulos rectos fragmentados, forman un hexágono.

En el tarot es la sexta carta y, por lo tanto, se corresponde con Los enamorados. La letra vau, o «lugar universal», es su adaptación cabalística. También es el sello de Salomón, una estrella de seis puntas constituida por dos triángulos equiláteros entrecruzados que forman seis pequeños triángulos equiláteros.

Numerología sexo y amor

Es la suma del pensamiento hermético, pues contiene todos los elementos. En el triángulo, el fuego apunta hacia arriba y el agua, hacia abajo; el elemento aire ocupa la intersección izquierda de los triángulos y el elemento tierra se sitúa en el extremo contrario.

Es la ley de los contrarios, que, en oposición, revela la diversidad de los seres, los climas y las creaciones. Por lo tanto, es el símbolo dela unidad cósmica en su compleja estructura.

En el seno del sello de Salomón también se inscriben los metales necesarios para la formación del universo y sus planetas. Este símbolo se encuentra en las filosofías más variadas, como por ejemplo en la de la India, donde el sello de Salomón representa el signo de Vishnú, o las de la Antigüedad grecorromana, donde simboliza a Venus/Afrodita.

Numerología sexo y amor

De ahí deriva toda una multitud de complejas combinaciones que se condensan en esta alquimia, cuyo principio fundamental sigue siendo el oro, el material noble, y el Sol, el astro luminoso. Es la fusión entre el principio masculino y el femenino.

La numerología cristiana o sagrada es una herramienta que permite descifrar la Biblia. San Agustín afirmaba que «Dios creó el mundo en seis días y descansó el séptimo, pues el número 6 es el más perfecto de los números perfectos». También añadía: «No debemos desdeñar la ciencia de los números, que constituye una ayuda preciosa para interpretar los numerosos pasajes de las Santas Escrituras. Pues por algo está escrito que la creación está ordenada por medida, número y peso».

Filón de Alejandría (nacido hacia el año 13 a. C.) intentó conciliarlos pensamientos de Platón y Moisés a propósito de la Creación: «Para que las cosas se formaran en la existencia se requería una armonía. Y la armonía exigía un número. De todos los números, el 6es el que rige sobre la formación. Es el primer número perfecto que parte de la unidad, puesto que es igual tanto a la suma como al producto de sus partes. Su mitad es 3 y su tercio, 2. Por naturaleza, es masculino y femenino, y posee el poder de uno y de otro. El impar es masculino y el par, femenino. Partiendo del número impar 3 y del número par 2 se obtiene 6 a través de la multiplicación. Y como el mundo es perfecto en su armonía universal, su formación estuvo regida por un número perfecto, es decir, por el número 6».

Tanto el Corán como la Biblia afirman que Alá-Dios creó los cielos y la Tierra en seis días.

Descartes escribió lo siguiente a su amigo Beeckman, en una carta datada el 26 de marzo de 1619: «Cuando después me pregunté la razón por la que los primeros filósofos se negaban a admitir en el estudio de la sabiduría a aquellos que ignoraban las matemáticas […], se me ocurrió que quizá conocían ciertas matemáticas muy distintas a las matemáticas vulgares de nuestros tiempos […]. En verdad, creo que aún quedan vestigios de estas verdaderas matemáticas en Pappus y en Diofanto, que, a pesar de que no pertenecieron a esta primera etapa, vivieron muchos siglos antes que nosotros». Y no debemos olvidarnos de Leibniz y su Arte combinatoria.

El 6 es el número de la prueba, del karma, de la lucha entre la naturaleza divina del hombre y su naturaleza humana. Es la unión armoniosa en el acto del amor.

La prueba es la salvación por la cual nos elevamos. Claude de Saint-Martin consideraba el senario como «el modo según el cual operan todos los agentes» (Nombre). Por su parte, Agripa afirmaba que era «el vínculo entre la tierra y el cielo» y que representaba «el sello del mundo» (Filosofía oculta, Magia natural).

En aritmética existen seis operaciones posibles: adición, sustracción, multiplicación, división, potenciación y radicación.

Este doble ternario puede compararse con la morfología humana.

Estos dos triángulos 3 + 3 permiten diferenciar a las fuerzas creadoras de sus criaturas.

Cabe señalar que, aunque se hable de la ley de los contrarios, no existe realmente ninguna oposición permanente, sino la presencia de la libertad para elegir entre el bien y el mal, para seleccionar ungen XX o un gen XY.

Se trata del yo y del no yo de la filosofía moderna, el yin y el yang.

La suma aritmosófica de 6 es igual a 1 + 2 + 3 + 4 + 5 + 6 = 21, que representa las 21 cartas del tarot, además del arcano sin nombre.

Numerología sexo y amor

Según Pappus, «el número senario es aquel por el que el Creador hizo salir de su pensamiento todas las especies de imágenes, de formas corporales aparentes que subsisten en el círculo universal».

Goethe meditó sobre el número 6 y el crecimiento de las plantas: «Por medio de una triple inspiración y expiración, o como por una triple diástole y una triple sístole, la planta llega a una “culminación”». Las tres sístoles son la semilla, la yema y la envoltura floral, y las tres diástoles, la hoja, la flor y el fruto.

Vau también forma parte del tetragrama sagrado, que en hebreo se conoce como Yod He Vau Hé.

Para tener una mejor idea de Numerología, sexo y amor. Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKobo.

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: