Animales,  Sin categorizar

El gran libro de las tortugas – The great book of turtles

El siguiente texto es un extracto del libro El gran libro de las tortugas(ISBN: 9781646990665) Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Marta Avanzi y Massimo Millefanti, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Origen y clasificación

Las tortugas, o quelonios, pertenecen a la clase de los reptiles, una de las cinco clases, junto a los peces, los anfibios, las aves y los mamíferos, de vertebrados. Los primeros reptiles evolucionaron a partir de los anfibios, que, a su vez, dieron lugar a las aves y los mamíferos.

Las tortugas, únicos reptiles dotados de caparazón, pertenecen a la subclase Anapsida, que a su vez contiene un solo orden existente en la actualidad: el de los quelonios, o Chelonia. Son considerados los reptiles vivos más antiguos: aparecieron en la Tierra hace doscientos millones de años, antes que los saurios, las serpientes y los cocodrilos. Desde entonces, las características de su caparazón no han variado sustancialmente nada, lo que convierte esta estructura en un elemento «de éxito» desde el punto de vista evolutivo.

El caparazón no es lo único que ha permanecido invariable: las tortugas que conocemos hoy no han experimentado ningún cambio esencial respecto a las primitivas, y han conseguido incluso superarlos acontecimientos catastróficos que hace65 millones de años provocaron la extinción de los dinosaurios y de muchísimas otras especies.

Actualmente, estos reptiles, que se han adaptado a una gran diversidad de hábitats y climas y que viven tanto en selvas lluviosas como en desiertos, ríos y montañas, se encuentran en todos los continentes, a excepción de la Antártida.

Hay más de 240 especies de tortugas vivasen la actualidad, si bien muchas (sobretodo, las terrestres) están en peligro de extinción a causa de la destrucción de sus hábitats y de la captura indiscriminada de ejemplares en libertad.

La clasificación de las tortugas es constantemente revisada y corregida, a medida que se llevan a cabo nuevos estudios. Suele ocurrir que las especies existentes se subdividen periódicamente en nuevas subespecies, a su vez consideradas a continuación especies aparte, o diversas subespecies se anulan y se consideran simples variaciones de la misma especie, o incluso especies pertenecientes al mismo género se reubican dentro de géneros diferentes, y así sucesivamente.

Las tortugas se dividen en dos subórdenes (Cryptodira y Pleurodira), que comprenden once familias. Las del primer orden(cerca de 170 especies) no poseen placa intergular y su cabeza entra completamente en la coraza gracias a un movimiento vertical en forma de «S», con dirección anterior y posterior, mientras que los quelonios pleurodiros (cerca de 70 especies) tienen una placa intergular en el plastrón y su cabeza puede entrar en la coraza, en algunos casos sólo en parte, mediante un movimiento lateral efectuado por el animal en forma de «S».

Morfología Y Fisiología

La estructura de las tortugas puede compararse con una especie de caja rígida provista de patas. Y es precisamente la rigidez del caparazón la que influye en la ubicación de los órganos internos y en la fisiología de este animal. Se trata de un caparazón que, contrariamente a lo que creen quienes están poco familiarizados con estos reptiles, forma un todo con el resto del cuerpo y noes, por tanto, separable de la tortuga.

El caparazón

El caparazón, la estructura rígida que protege a modo de armadura el cuerpo de las tortugas, es el elemento distintivo de esta clase de reptiles: todas las tortugas tienen uno y sólo lo encontramos en estos animales. Dependiendo de la especie puede sufrir modificaciones o reducciones notables, pero en las tortugas que trataremos en esta obra, su estructura es completamente uniforme y fácilmente reconocible.

El caparazón se compone de dos partes: una dorsal, más o menos convexa, denominada espaldar, y una ventral, generalmente aplanada, conocida como plastrón o peto.

El espaldar y el plastrón se unen a lo largo de los flancos del animal mediante un puente óseo o una conexión ligamentosa. Quedan dos aberturas libres: una anterior, por la que salen la cabeza y las extremidades delanteras, y una posterior, por la que salen la cola y las extremidades posteriores.

El caparazón está constituido por dos capas. La capa más superficial, muy fina, está formada por material córneo estructurado en placas o escamas, que confieren al animal la coloración que le caracteriza.

Debajo de las placas encontramos una estructura ósea más gruesa que proporciona al caparazón su rigidez. Esta parte está constituida por unas sesenta placas óseas conectadas entre sí por unos márgenes recortados que se denominan suturas. Desde el punto de vista evolutivo, estos huesos derivan, por un lado, de elementos óseos preexistentes modificados(la columna vertebral, las costillas y los huesos de la cintura escapular y de la cintura pelviana) y, por otro, de la osificación de estructuras derivadas del tejido cutáneo, los denominados osteodermos.

Curiosamente, los márgenes de las placas no se corresponden con los márgenes de los huesos inferiores del caparazón, no coinciden en casi ningún caso, si bien dejan en el hueso que los sostiene un claro surco.

Los márgenes de las placas o suturas, en general, son muy visibles, incluso en los individuos viejos.

En algunas especies encontramos una especie de articulaciones en el espaldar o en el plastrón que permiten al animal cerrar el caparazón de forma hermética y le garantizan una protección todavía mayor. En los quelonios de los géneros Cuora, Terrapene, Staurotypus, Sternotherus, Pelomedusa, Pelusios y Emydura (las denominadas tortugas caja), la articulación se halla en el plastrón, en los galápagos americanos del género Kinosternon se encuentran dos articulaciones en el plastrón, mientras que en las del género Kinixys la articulación es dorsal, es decir, está en el espaldar (caso único entre las tortugas); en estos animales la articulación no se encuentra presente en los ejemplares jóvenes, sino que se desarrolla gradualmente, con la madurez.

En las hembras adultas de muchas especies, como la Testudo graeca, la parte posterior del plastrón es ligeramente móvil, para favorecer la deposición de los huevos.

Un caso particular lo constituye el caparazón de la tortuga de las grietas, la Malacochersus tornieri, tan blanda que se puede comprimir entre los dedos. Este quelonio, cuando algo o alguien le molesta, en lugar de recogerse dentro del caparazón se escapa y se introduce en un agujero entre las rocas, hincha los pulmones e infla el caparazón, de forma que queda encajado entre las rocas y es imposible sacarlo. La particularidad de su caparazón reside en el hecho de que los huesos que lo componen están distanciados unos de otros, sin guardar contacto.

Las tortugas estrechamente adaptadas a la vida acuática pertenecientes a la familia Trionychidae, y las de la familia Carettochelyidae, presentan una notable reducción de la capa ósea de la coraza, que está formada por una sola capa lisa y carente de escudos, semejante al cuero.

Las especies pertenecientes a la subfamilia Chelydrinae (familia Chelydridae),en cambio, presentan un plastrón en forma de escudo extremadamente reducido.

En todas las tortugas la coloración y los dibujos del caparazón son miméticos y la superficie dorsal se utiliza para favorecer el calentamiento obtenido de la radiación solar.

Durante el crecimiento se verifica un incremento de sustancia tanto en las placas óseas como en los escudos córneos. En las tortugas recién nacidas, las placas óseas están separadas entre sí (por este motivo la coraza es tierna y cede a la presión) y se unen en una segunda fase formando suturas, a partir de los márgenes irregulares, que en los ejemplares ancianos se pueden osificar. También los escudos se amplían por deposición del tejido córneo alrededor de la areola, que es el escudo del recién nacido y que tiende a alejarse, con el tiempo, del centro, y a permanecer unido a su placa ósea original; después se rodea de unos «anillos» concéntricos de queratina(no siempre visible en los sujetos ancianos a causa del desgaste), en ocasiones incompletos, que corresponden a los ciclos de crecimiento de la tortuga, interrumpidos por pequeños surcos.

Cada una de las capas no representa necesariamente un año, sino un periodo decrecimiento (a veces de pocas semanas) seguido por un surco identificable con una fase en la que se ha detenido el crecimiento(letargo, estivación, enfermedad, etc.).Muchas especies acuáticas que pertenecen a los batagurinos o a los quélidos, al finalizar un periodo de crecimiento pierden los escudos internos porque son sustituidos por otros similares, que se han adherido bien a las placas óseas que hay debajo. En otras especies, en cambio, la caída de los escudos viejos tiene lugar por exfoliación, a trocitos muy pequeños.

Además de proteger a la tortuga, el caparazón sirve para proporcionar un punto de fijación a los músculos de las patas y, con el espaldar convexo, constituye, además, una amplia superficie sobre la que los rayos solares pueden actuar para dar calor al animal. Asimismo, su voluminosa estructura proporciona un gran espacio para contener los órganos internos y para acumular alimentos y líquidos. Su coloración tiene casi siempre una función mimética, confundiéndola con el entorno para que resulte invisible a los predadores.

La modalidad de crecimiento de las placas puede tener influencias en la pigmentación del espaldar. Por ejemplo, Geochelone elegans presenta cuando nace un pigmento oscuro —es decir, la melanina— distribuido en grupos sobre la placa, en lugar de estar repartido uniformemente; más tarde, los grupos de melanina constituyen un dibujo en estrella. En G. carbonaria, en cambio, el espaldar presenta una coloración clara al nacer y la melanina se produce de forma uniforme en torno a la areola: por ello, en los individuos adultos las placas son negras.

Para tener una mejor idea de  El gran libro de las tortugas Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaAmazon IndiaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKoboBookbeatFnac24 SymbolAmabook,…

Otras lecturas:

Leave a Reply

%d bloggers like this: