Deporte y salud

ALERGIAS Y ASMA – Simone Wesner – Kindle version/ Tapa blanda

Diferentes tipos de alergia y como combatirlas eficazamente

ALERGIAS Y ASMA

El siguiente texto es un extracto del libro Alergias y asma (ISBN: 9781683251583) Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Andrea Gargano publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Vivimos en un pequeñísimo planeta perdido en la inmensidad del cosmos. Hay miles de millones de galaxias, y nuestro sistema solar se halla en la periferia de una de ellas. Sabemos muy poco acerca de la multitud de sistemas estelares y planetarios y, en particular, desconocemos la posibilidad de otras vidas. Si existen, se parecerán muy poco a la nuestra, ya que estarán adaptadas a otras condiciones climatológicas y la composición de los gases de su atmósfera será también otra. ¿Podemos imaginarnos, por ejemplo, a extraterrestres viviendo en una atmósfera de metano?

Hace cuatro mil quinientos millones de años la tierra se hallaba en plena formación a partir de gases simples y materia en estado de refrigeración. La vida en nuestro planeta habría aparecido hace tres mil quinientos millones de años aproximadamente. Las condiciones ambientales eran en aquella época muy diferentes a las actuales. La atmósfera estaba compuesta esencialmente de metano, amoníaco y vapor de agua. Estos elementos se transformaron en otros más complejos por la acción de los rayos ultravioletas del sol y de violentos relámpagos terrestres. Los primeros seres vivos que aparecieron eran anaerobios: bacterias y otros, que proliferaban en el gas carbónico, mientras que para estos seres primitivos el oxígeno era nocivo. Progresivamente, se fueron produciendo transformaciones en la atmósfera: aparecieron las plantas y con ellas la fotosíntesis y el oxígeno. Todos los organismos sensibles a este último elemento desaparecieron prácticamente en esa época y aparecieron nuevas especies que vivían de él. Esta evolución constituyó un verdadero cataclismo para los anaerobios.

La presencia de oxígeno en dosis poco importantes ha permitido el desarrollo de una vida intensa en nuestro pequeño planeta azul, frágil hasta el extremo de ser necesario preservarlo lo máximo posible ante cualquier forma de polución y peligro. Las células de los organismos viven de este oxígeno. Los organismos unicelulares toman directamente el oxígeno por simple difusión del líquido que los envuelve y eliminan el dióxido de carbono (CO2) de la misma forma. Algunos insectos pueden también tomar bastante oxígeno por difusión (un sistema especial de tubos aéreos absorbe el aire en diferentes partes del cuerpo). Tanto en el hombre como en los animales superiores, los intercambios gaseosos no pueden hacerse directamente. El oxígeno es transportado por la sangre hasta las células que lo utilizan, y estas restituyen a la sangre el CO2 producido en su metabolismo. La sangre necesita un medio de transporte, la circulación sanguínea, y el aparato respiratorio se encarga de abastecerla de oxígeno y purificarla de CO2 con regularidad.

El aire que respiramos puede ser más o menos frío, húmedo, contaminado de partículas, gas, microorganismos… El aparato respiratorio está en contacto directo con el medio ambiente. El aire será purificado antes de llegar a los pulmones. La respiración deberá poder asegurar el paso del oxígeno y del gas carbónico desde el aire a la sangre, y viceversa. El aire puede ser perjudicial por la presencia de ciertos contaminantes: bacterias, hongos, productos químicos, polvo de origen diverso, humo y tabaco, por lo que será necesario tanto filtrar las partículas inhaladas como defenderse de estos agentes agresores. Examinaremos los mecanismos de defensa del aparato respiratorio.

Respirar parece algo natural. Asociamos fácilmente el pulmón a un órgano simple: pero, en realidad, entran en juego mecanismos muy complejos. Existe una importante parte mecánica, de la que trataremos a continuación.

ANATOMÍA DEL APARATO RESPIRATORIO

El aparato respiratorio está constituido por dos partes esenciales: las vías aéreas y las zonas de intercambio.

Las vías aéreas

Su función principal es permitir el paso del aire a los pulmones. Están formadas por la nariz, la boca, la faringe, la laringe, la tráquea, y por el objeto fundamental de este libro, los bronquios. A la tráquea le siguen los bronquios, los cuales se dividen sucesivamente en nuevos bronquios cada vez más finos.

En un adulto se distinguen alrededor de veintitrés divisiones entre la tráquea y los bronquios terminales. A partir de la 20 división hablamos de bronquiolos respiratorios, los cuales desembocan en los conductos alveolares (sacos alveolares). Estas vías aéreas constituyen una verdadera máquina de acondicionamiento y purificación del aire.

En función de las condiciones externas, bien diferentes se trate del polo Norte o de las regiones tropicales, el aire deberá ser calentado, o por el contrario, enfriado en las vías aéreas superiores, de manera que llegue a los pulmones y a los alveolos a temperatura adecuada, impidiéndose así la lesión de los pulmones o los bronquios.

VÍAS AÉREAS INFERIORES

dve-devecchi-ediciones

El aire inhalado debe ser limpiado también de las partículas en suspensión: polvo y microorganismos.

Las partículas gruesas son filtradas por las vías aéreas superiores, en particular por la nariz. Las partículas más finas penetran a mayor profundidad, alcanzando la tráquea, los bronquios o los bronquiolos. Tan sólo las partículas muy finas, de menos de 2 micras (1 millonésima de metro), podrán llegar a los alveolos pulmonares.

Los bronquios son tubos flexibles, cubiertos de una mucosa compleja que a través de la secreción de moco asegura la evacuación de partículas. Las secreciones ascienden a las vías aéreas superiores gracias a los cilios vibrátiles que recubren la superfície de la mucosa y conducen el moco hacia arriba con la ayuda de movimientos regulares.

PARTES FINALES DE LOS BRONQUIOS Y LOS ALVEOLOS

dve-devecchi-ediciones

MUCOSA BRONQUIAL

dve-devecchi-ediciones

A través de este medio de transporte se eliminan residuos celulares, microbios, cuerpos extraños, etc. Este movimiento se realiza en ondas sucesivas, parecidas a las observadas en campos de trigo en días de viento.

El tabaco disminuye la frecuencia del movimiento de los cilios vibrátiles, lo que conlleva una mala eliminación de las secreciones bronquiales. Cuando se trata de una infección vírica, se constata igualmente una reducción del transporte mucociliar durante un tiempo variable, de ocho días a un año.

Las secreciones bronquiales

Contienen un cierto número de sustancias capaces de luchar contra la agresión microbiana. No entraremos en detalles, sino que nos limitaremos a citarlas.

La lisozima es una enzima conocida desde hace tiempo por sus cualidades bactericidas.

La transferrina bronquial fija el hierro necesario para el desarrollo bacteriano, siendo esta función importante en la lucha contra las infecciones bacterianas.

Las mucinas captan las bacterias, permitiendo así su eliminación; proporcionan consistencia y características físicas particulares al moco, favoreciendo el buen funcionamiento del sistema mucociliar.

Las antiproteasas del moco neutralizan las proteasas producidas por las bacterias.

Los anticuerpos completan este mecanismo de defensa antimicrobiano. Los principales son las IgA.

El bronquio no es un tubo rígido ni un simple conducto. Su diámetro varía, bien cerrándose (broncoconstricción), o bien abriéndose (broncodilatación).

alergias-y-asma

Detalle de una célula ciliada de la mucosa bronquial de una persona normal (Copyright by Boehringer Ingelheim International Lennart Nilsson)

alergias-y-asma

Mucosa bronquial de una persona de 48 años, gran fumadora (30 cig./día). Bronquitis crónica. Las células ciliadas de la mucosa bronquial pueden observarse a la derecha y en la parte inferior de la fotografía (Copyright by Boehringer Ingelheim International Lennart Nilsson)

alergias-y-asma

Fotografía mediante microscopio electrónico de un pulmón sano. El tabique alveolar aparece en el centro y en la esquina de la fotografía (Copyright by Boehringer Ingelheim International Lennart Nilsson)

Para completar la explicación faltaría estudiar en detalle la inervación bronquial: sistema simpático, parasimpático y sistema NANC (No Adrenérgico No Colinérgico), pero esto nos desviaría de nuestro tema.

Las zonas de intercambio

Los bronquios terminan en los alveolos. Previamente los bronquios se han dividido del orden de unas veintitrés veces. La superficie de esta zona de intercambio (los alveolos) es de 80 m² en la espiración y de 120 m² en la inspiración. Los alveolos están recubiertos de células: los neumocitos I y II. Estos alveolos presentan el aspecto de burbujas de diferentes tamaños. ¿Cómo puede permanecer estable un sistema como este? ¿Por qué los alveolos pequeños no se vacían en los grandes? Esto es debido a la existencia de una película alveolar líquida: el surfactante, que evita el colapso alveolar después de la espiración y permite una extensión normal de los alveolos durante la inspiración. El surfactante impide también la desecación del alveolo e interviene en los mecanismos de defensa del pulmón profundo, impidiendo el contacto directo de los productos provenientes del exterior con las células alveolares. El surfactante llevará estas sustancias extrañas a los bronquios.

La membrana alveolo-capilar y los intercambios gaseosos

En la membrana alveo-capilar se producen los intercambios gaseosos entre el aire y la sangre. La membrana alveolar permite la difusión del oxígeno del aire alveolar a la sangre, ya que la presión parcial del oxígeno de la sangre (PO2) que circula en el pulmón es inferior a la del aire alveolar. La sangre se hace, en este momento, arterial. El oxígeno circulará bajo dos formas: en estado de oxígeno disuelto y en combinación con la hemoglobina de los glóbulos rojos.

La sangre va perdiendo su oxígeno al satisfacer las necesidades de los tejidos del organismo. En su circulación por los tejidos se volverá venosa, perdiendo su oxígeno y captando el gas carbónico producido. El gas carbónico será conducido a través de la sangre hacia los pulmones, donde atravesará la pared alveolo-capilar y saldrá con el aire espirado.

¿Qué es la mecánica respiratoria?

Los músculos respiratorios

El aparato respiratorio funciona como una bomba: aspirando y expulsando aire. La inspiración es activa. Intervienen diferentes músculos, siendo el más importante el diafragma. La espiración es fundamentalmente pasiva; tan sólo es activa cuando la respiración se intensifica a causa del esfuerzo producido al toser o al vomitar, momento en el que intervienen los músculos abdominales y los intercostales internos. En la inspiración participan los músculos inspiratorios: el diafragma, los intercostales externos y los músculos accesorios de la inspiración.

Esta bomba debe adaptarse a situaciones completamente diferentes: altitud, esfuerzo, aumento o disminución de la temperatura, inmersión submarina, canto, habla, sueño, silbido, uso de un instrumento de viento, etc.

Los centros respiratorios del sistema nervioso central

Reciben un cierto número de datos que integrarán para ajustar la actividad ventilatoria a las necesidades del momento. Por ejemplo: en una altitud elevada, la disminución de la presión barométrica y la menor cantidad de oxígeno conllevan un aumento del rendimiento ventilatorio; después de un estado de estrés o de abatimiento, se producirá una respiración rápido-refleja; tras un esfuerzo físico importante, los centros provocarán un aumento de la respiración puesto que la necesidad de oxígeno será mayor.

Para tener una mejor idea de Alergias y asma, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon USAmazon SpainAmazon UKAmazon Australia, Amazon Canada, Amazon Mexico, GoogleApple, ScribdBarnes&Noble, Bookmate, KoboEllibs, Casa de Libro, DVE Publishing.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: