Familia y relaciones,  Niños

¡Dejad de pelearos! ¿Debemos intervenir en los conflictos de los niños?

El siguiente texto es un extracto del libro ¡Dejad de pelearos! ¿Debemos intervenir en los conflictos de los niños?.(ISBN: 9781683255260) Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Nicole Prieur y Isabelle Gravillon, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

A menudo, resulta difícil para los padres ver a sus hijos pelearse, como si esto pusiese de manifiesto su grave fracaso como educadores. Y sin embargo, es lo más normal del mundo. En las relaciones fraternas, los momentos de complicidad y amor alternan con periodos de rivalidad y odio. Debemos aceptar las riñas, que resultan indispensables para que los niños crezcan y se reafirmen. Este libro ayuda a los padres a adoptar cierta distancia y responde a preguntas como: – ¿Qué desencadena las peleas? – ¿Debemos dejar que ocurran? – ¿Qué aportan a los niños? – ¿Por qué nos resultan tan difíciles de soportar? – ¿Cómo se evitan los celos entre los niños? – ¿Debemos intervenir cuando se pegan? – ¿Cómo…?

Nada más trivial e intrascendente que una pelea entre hermanos. Y, sin embargo, no debe de serlo tanto cuando se dispone a leer este libro. Así pues, esta cuestión le resulta preocupante: ¿es normal que mis hijos riñan tanto?, ¿por qué me cuesta tanto soportarlo?,¿es sólo por el ruido que hacen, o estas trifulcas fraternas despiertan en mi interior un malestar demayor calado? Quizá se haya planteado preguntas como estas, por otra parte totalmente legítimas.

Debemos reconocer que la sociedad actual no nos ayuda en absoluto a permanecer serenos frente a las querellas de nuestra prole. En efecto, actualmente todo se articula como si la familia carente de conflictos constituyese el ideal absoluto que alcanzar. Y, sin embargo, este modelo familiar basado en el consenso total no es más que un mito, muy peligroso, además. La verdad es que el vínculo fraterno no puede prescindir de la hostilidad, ni siquiera del odio. Impedir que estos sentimientos, a priori negativos,se expresen con total libertad en la relación fraternal,también conlleva impedir que nazca el amor y la complicidad entre hermanos. Porque lo segundo es inseparable de lo primero, como dos caras de la misma moneda. Dicho de otro modo: cuanta mayo libertad tengan sus hijos a la hora de pelearse sin sentir que le están decepcionando ni ser juzgados como«demonios», más se querrán y entenderán en otros momentos. No obstante, no se trata de mirar cómo se destripan entre sí sin intervenir. Esto sería demasiado simple. No debemos permitir que los niños resuelvan sus conflictos por sí solos, ya que correríamos el riesgo de que los más fuertes impongan su ley a los más débiles en el marco de la relación fraterna. Así no habría igualdad de condiciones. Por ello, al enfrentarse a las peleas entre hermanos, los padres deberán encontrar el justo equilibro, interviniendo con tacto de forma que cada uno de los niños pueda experimentar,de forma alternativa, los roles de perdedor y ganador.

Como es obvio, esto implica no dar siempre la razón a uno y regañar al otro, algo que puede ocurrirnos más a menudo de lo que debería sin ni siquiera darnos cuenta. Para ser conscientes de ello, basta con tomarse el tiempo necesario para cuestionarnos con total honestidad nuestros modos de actuación frente a cada uno de los hijos. Por otra parte, esto no debe sorprendernos en absoluto. Los vínculos establecidos con los hijos son de una complejidad enorme y dependen en gran medida de nuestro pasado y de nuestra vida en pareja, así como de otros factores, entre los que cabe destacar, en primer lugar,el inconsciente.

Este libro pretende ayudar a los padres a cuestionarse el modo de funcionamiento de la vida familiar. No obstante, su objetivo fundamental consiste en infundir ganas de usar la imaginación para inventar nuestras propias soluciones a la hora de enfrentarnos con mayor tranquilidad a las riñas entre niños y sacarles el mejor partido. Y es que, por muy agotador que resulte soportarlas, las peleas fraternas son útiles en la medida en que permiten que la constelación familiar «se mueva». A través de ellas, los niños envían mensajes a sus padres para hablarles de sí mismos,de sus expectativas y, en ocasiones, de su malestar. Cuando se pegan entre sí, es como si dijesen: «Papá,mamá, miradnos, escuchadnos, intentad comprendernos». Así pues, esperamos que estas páginas contribuyan a poder mirar con otros ojos este tipo de conflictos, desde una nueva perspectiva más receptiva y menos crispada.

El pesado lastre del mito de la fraternidad

Existe una tendencia exagerada a pensar que,en una familia feliz, no hay cabida para los conflictos entre hermanos. Esto es un error: las peleas fraternas no sólo son inevitables, sino también útiles.

La era de la familia intachable

Muy pocos entre nosotros pueden evitar sentir incomodidad,a veces incluso vergüenza, cuando nuestros hijos riñen, se pegan o se lanzan improperios en presencia de terceros. ¿Qué pensarán los demás, los amigos, vecinos o abuelos? Sin duda, que no tenemos grandes dotes como educadores, puesto que no somos capaces de hacer reinar la armonía en nuestra prole. Quizá también crean que nuestros hijos deben estar bastante trastornados para mostrarse tan agresivos entre sí. En pocas palabras: estamos convencidos de que una simple riña entre chavales acarreará necesariamente la desaprobación de nuestro entorno.

Por otra parte, cuando las peleas de nuestros hijos se producen a puerta cerrada, en la intimidad del hogar, no por ello nos desestabilizan menos. Por el contrario, nos afectan profundamente, como si fuese impensable que una familia feliz pueda hundirse en el infierno de las riñas fraternas. ¿Por qué otorgamos tanta importancia a estas pequeñas dificultades entre hermanos, tan habituales, sin embargo, en la vida familiar? Porque, en parte, somos víctimas de la época que nos ha tocado vivir.

Y es que la época actual exalta sin ambages el ideal de familia sin conflictos. Mientras que fuera de este ámbito se imponen el paro y la violencia, y la sombra del divorcio amenaza omnipresente, para muchos la familia constituye el último refugio, la protección absoluta: por ello debe ser perfecta, dar calor y tranquilidad, ser pacífica. Se trata de una concepción sin altibajos, poco compatible con las peleas. Y esperamos de nuestros hijos que nos devuelvan la imagen de esa familia ideal que tratamos, mal que bien, de construir; así es que más vale que se «comporten». Por último, la inocente y empalagosa representación del vínculo fraterno ofrecida por la eterna serie televisiva La casa de la pradera no ha sido diseñada, precisamente, para disgustarnos. Así,para gozar de una serenidad plena, debemos estar seguros de que nuestros hijos se quieren con un amor incondicional e intachable.

Para tener una mejor idea de ¡Dejad de pelearos! ¿Debemos intervenir en los conflictos de los niños?. Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaCasa de LibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKobo.

Otras lecturas:

Un comentario

  • CarolCooks2

    Ahhhhh, sibling spats….some great advice here and it does work…mine are all grown now but extremely close and have lived through some spectacular scraps but as said here it shapes them and most times they come out being besties again…Thank you for the follow 🙂

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: