Animales

El bulldog

El siguiente texto es un extracto del libro El bulldog(ISBN: 9781644615607). Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Micaela Cantini, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

¿El perro más feo del mundo? En absoluto.

El bulldog, con su hocico aplastado y su cuerpo de luchador de sumo, ignora las críticas acerca de su aspecto físico y camina majestuosamente por el mundo. Es un perro feliz, siempre dispuesto a hacer amistades. Gracias a ello se ha ganado el favor de un cuantioso número de aficionados,que afirman rotundamente que no sólo es el perro más simpático, sino el mejor que pueda imaginarse.

Sin embargo, en términos cinófilos, sólo cuenta un tipo de belleza: la funcional. Un perro se considera bello en la medida en que su físico se adapta a la función para la que ha sido creado.

El bulldog, para su desgracia,nació como perro de pelea. No cabe la menor duda de que, desde este punto de vista, su estructura es eficaz al cien por cien.

Las extremidades cortas hacen que el centro de gravedad sea bajo, lo cual impide que pierda el equilibrio con facilidad. El cuerpo compacto y cuadrado ofrece pocos puntos de presa al adversario.

Las mandíbulas, extraordinariamente potentes, le permiten morder con la mayor fuerza posible y el hocico corto y chato le permiten una presa mucho más eficaz.

El bulldog es un ejemplo perfecto de funcionalidad y,por consiguiente, ha de ser considerado un buen perro desde el punto de vista técnico.

Si nos fijamos en su aspecto,es evidente que no es ningún adonis, pero compensa con creces esta desventaja con una simpatía que prácticamente no tiene igual en el mundo canino.

Los orígenes

El bulldog es un molosoide,un descendiente del antiguo moloso del Tíbet que llegó a Europa gracias a los fenicios.

Es difícil pensar que un perro pequeño y rechoncho como este descienda de un gigante. La selección que han llevado a cabo los criadores ha logrado transformar la morfología de las distintas razas en función de las tareas que debían realizar. El bulldog actual es el resultado de una selección que buscaba crear un perro capaz de pelear contra un toro, tal como indica su propio nombre: bull (que en inglés significa «toro») y dog («perro»).

No se sabe con total exactitud en qué época surgió esta discutible «moda» en Inglaterra. En una crónica del 1209 se cuenta que un noble inglés, lord Stamford, presenció casualmente una pelea entre los perros del carnicero y dos toros que se disputaban una hembra. Los perros atacaron y abatieron a los toros con una ferocidad que entusiasmó al señor. El espectáculo le divirtió tanto,que donó el terreno donde se había producido la pelea al gremio de carniceros con la condición de que cada año organizase un combate entre perros y toros.

Fue así como nació un espectáculo cruel que se consideró un «deporte»: el bull baiting,en torno al cual floreció el negocio de las apuestas.

El entretenimiento gustaba tanto a los campesinos como a los nobles. Entre los fomentadores del bull-baiting encontramos algunos reyes (Jaime I,Ricardo III, Carlos I) y la reina Isabel I, a quien no disgustaban las peleas entre animales. Lamentablemente, la historia humana es rica en ejemplos tristes de diversiones de nobiliarias. De hecho,el bull-baiting se podría considerar como una reminiscencia de las antiguas luchas entre gladiadores.

Aquel innoble «deporte» alcanzó pronto una enorme popularidad, y los beneficios económicos que generaba crecieron desmesuradamente,como demuestran las desorbitadas sumas que ganaban los propietarios de los mejores perros.

Sin embargo, ¿cuál era el perro más adecuado para este tipo de combates?

Tras las primeras peleas se vio que los perros bajos daban buenos resultados, no sólo por su mayor estabilidad, sino también porque se zafaban mejor de las embestidas del toro. Los grandes molosos(como los mastines) que se empleaban al principio eran fáciles de cornear. En cambio,para alcanzar un perro bajo, el toro estaba obligado a bajar mucho la cabeza, con el riesgo de recibir un mordisco.

La mordida debía ser implacable: el perro no tenía otras posibilidades. Y al morder,la boca debía permanecer cerrada hasta que el toro cedía porque se desangraba.

La selección efectuada dio como resultado una auténtica arma de fuerza y agresividad extraordinarias. Téngase en cuenta que el perro no es tonto y sabe medir las dimensiones de su oponente: hace falta un enorme valor y muchas ganas de pelear para que decida enfrentarse contra un toro.

En la selección se concedió una gran importancia al temple,ya que se buscaban perros de templanza dura que fuesen casi insensibles al dolor.

A este respecto, se cuenta una anécdota que habla por sí sola: un criador del siglo XIX apostó que su perro mantendría la presa sobre el toro, incluso amputándole los pies uno a uno. La apuesta fue aceptada y el pobre perro hizo ganar una importantes uma de dinero a su criador,porque continuó atacando al toro a pesar de las mutilaciones(personalmente, preferiría que hubiera mordido con el mismo encarnizamiento a su criador, que en realidad era el único que lo habría merecido. Pero así es la historia y así hay que aceptarla,a pesar de las sombras inquietantes que se ciernen sobre el ser humano).

Afortunadamente, existe (y existía también entonces) la otra cara de la moneda: desde los inicios hubo personas contrarias a la barbarie de las peleas entre animales.

En 1778 el duque de Devonshire prohibió el bull-baiting en Tutbury, ciudad en donde estos espectáculos se celebraban desde 1374. En 1802, el reverendo Barry, con un sermón histórico que conmovió a toda la ciudad, lo abolió en Workingham.

Lenta pero inexorablemente,la corriente opositora se hizo cada vez más fuerte. No obstante, como ocurre siempre en estos casos, en lugar de condenar a los hombres se condenaba a los perros.

Veamos a continuación un fragmento extraído de un artículo publicado en el British Field Sports en 1818:«Este auténtico villano de su especie, no puede ser justificado con pretextos de utilidado humanidad […]. La desaparición total y definitivade la raza es la solución deseable». Desgraciadamente, el cronista no se refería a la raza de los apostantes (de haber sido así, el artículo hubiese sido encomiable). Se refería al pobre bulldog, al que hicieron tan agresivo que se convirtió en un animal «feroz».

Hay un detalle que no debe ser omitido: la ferocidad era una de las características desarrolladas por los programas de selección de los criadores, no un resultado de la evolución natural. Cuando finalmente en 1835 fue aprobada la ley que prohibía las peleas entre animales, hubo algún cinófilo que se dio cuenta de que aquel perro no podía perderse.

Debemos admitir que las peleas no cesaron: lamentablemente una ley prohibicionista nunca tiene el efecto de erradicar completamente una actividad perniciosa, sino que la hace clandestina.

En los bajos fondos ingleses se continuó seleccionando bulldog feroces y agresivos que se destinaban a las peleas. Pero como el toro es un animal bastante llamativo (y resulta difícil llevarlo por las calles sin quese vea), se decidió organizar peleas de perros.

La ley de 1835 tuvo un efecto positivo: al no estar bien visto que los nobles y las clases acomodadas de la ciudadanía estuvieran involucrados en actividades ilícitas, se redujo la presencia de estos sectores en las peleas.

En cambio, empezaron a interesarse por las exposiciones caninas, que en Inglaterra empezaron a celebrarse mediados el siglo XIX. Así, en 1869 aparecieron los primeros bulldog de exposición.

En muy pocos años, la «contraselección» logró resultados extraordinarios: los perros seguían siendo valientes,audaces y resistentes al dolor, pero ya no eran «bestias feroces». Es más, tenían un carácter más dulce y sociable que muchos otros.

A partir del momento en que los criadores dejaron de seleccionar la agresividad, los perros volvían a ser «perros»,y en poco tiempo empezaron a difundirse como animales de compañía.

A decir verdad, el aspecto enfurruñado del bulldog fue uno de los principales argumentos a la hora de atraer la simpatía del público. La consecuencia fue que se cayó en la exageración, creando perros con cabezas enormes,caños nasales casi inexistentes,y extremidades tan cortas y amazacotadas que los perros casi no eran capaces de caminar.

Afortunadamente, los verdaderos cinófilos se opusieron a esta moda destructora,recordando que el bull dog originalmente era un perro deportista, ágil y acti vo, y en cambio estos ejemplares no sólo no eran en absoluto ágiles,sino que al tener la nariz tan exageradamente corta sufrían problemas respiratorios que provocaban una muerte precoz a las pobres bestias.

Esta actuación permitió que se pasara del «hipertipo» al «tipo», y finalmente la cría de la raza se realizó siguiendo criterios inteligentes.

El punto de partida para la reconstrucción fue un cuadro de Abraham Cooper, fechado en 1817, en el que aparecen representados dos bull dog,Crib y Rosa, a la que se consideró el modelo ideal y sirvió de modelo para la cría de la segunda mitad del siglo XIX.

Los perros retratados por Cooper tienen las patas más largas, la osamenta más ligera y la cabeza más pequeña que el bull dog actual.

Pero los animales hipertípicos de los que se partió para la reconstrucción —de los que no conservamos imágenes—eran tan bajos, achaparrados y cabezones, que no habría sido fácil volver al tipo de Rosa.

La «tercera vía» resultante gustó mucho más que el tipo originario, y no presentaba los excesos (y los consiguientes problemas de salud) del hipertipo. Por tanto, la cría se orientó hacia estos perros intermedios,y el resultado es el bulldog que podemos ver hoy en día en las exposiciones de todo el mundo.

Para tener una mejor idea de El bulldog. Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKobo.

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: