Ciencia y Astronomía,  Cultura, espiritualismo y creencias

Amor, sexo y astrología

El siguiente texto es un extracto del libro Amor, sexo y astrología(ISBN: 9781644616437). Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Chiara Bertrand, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Amor, sexo y astrología

El Amor Para Cada Signo

Amor, sexo y astrología

El amor, esa mágica emoción, parece ser el motor principal de la creatividad humana. Los artistas lo celebran constantemente en poesías, novelas, canciones, obras teatrales y cinematográficas. Los psicólogos se han aproximado también al tema, interpretando y analizando las diferentes fases, que van desde la euforia del flechazo hasta la tranquila calma del amor inalterable. A su vez, los científicos investigan el mecanismo secreto de las células cerebrales, como si fuera posible reducir el amor a una simple reacción química.

Este libro no tiene por objeto profundizar en los misterios de este sentimiento o prodigar consejos a quienes sufren por exceso o falta de amor; simplemente propone una clave de interpretación diferente a partir de las características de los doce signos astrológicos.

Cada signo del zodiaco posee su propia psicología y, en consecuencia, una forma individual y peculiar de aproximarse al amor reflejando sus propias aspiraciones. Esta obra le ofrece una explicación de las características de cada signo y de su posible armonización con los demás.

Observará, a lo largo de las siguientes páginas, que es muy raro encontrar un tipo zodiacal «puro» en el que el signo solar prevalezca de manera exclusiva en el horóscopo individual; por el contrario, resulta mucho más probable que el ascendente, la Luna, o la presencia de Venus o de Marte en otros signos influyan sobre las tendencias y modifiquen algunas de las características del perfil.

Además, la posición de la Luna tiene una importancia especial porque, más allá de su repercusión directa sobre el carácter, determina a la vez la feminidad de la mujer y la imagen ideal de esta, tal como la concibe el hombre.

Por este motivo se han incluido, además de los perfiles de las parejas, unas breves descripciones de las combinaciones del Sol y de la Luna de cada signo, y unas tablas, situadas al final de la obra, que permitirán a cada uno calcular su propio signo lunar.

Naturalmente, para obtener una evaluación exhaustiva de la pareja, sería conveniente estudiar minuciosamente el conjunto de la carta astral. Pero las descripciones siguientes, aunque de manera resumida, podrán ayudar a descubrir algo nuevo tanto sobre la persona amada como sobre uno mismo.

Aries Y El Amor

Amor, sexo y astrología

ELLA

Muestra una feminidad apasionada y emprendedora, y no tiene ningún escrúpulo en tomar la iniciativa. Exuberante, dinámica, audaz, poco caprichosa y amanerada, hay algo masculino en su deseo de competir y en su manera de seducir. Cuando está enamorada, da lo mejor de sí misma: alegre, activa, se implica y sabe revitalizar el universo de sus allegados con su calor y su pasión vital. Pero como es impulsiva, su entusiasmo no suele durar demasiado; evita mantener una relación y corta inmediatamente los lazos si percibe que la historia no va por buen camino. No acepta casi nunca ser maltratada o descuidada, detesta los llantos y las lamentaciones, y deja atrás muy rápidamente las desilusiones que experimenta. Por tanto, es probable que acumule numerosas relaciones antes de realizar la elección definitiva, en cuyo caso su compañero puede contar con una mujer activa, enérgica y generosa. Pero ella no aceptará jamás estar en segundo plano, porque está íntimamente convencida de tener siempre razón y elige el rumbo de la relación con gran desenvoltura. No soporta aun compañero autoritario que merme su espíritu emprendedor, mientras que un hombre capaz de aceptar su dominio saldrá bastante beneficiado. Generalmente es fiel, pues se ve impulsada por sentimientos unívocos y no se siente a gusto con la clandestinidad. No obstante, como es muy instintiva, las aventuras ocasionales no pueden descartarse y siempre encontrará una explicación honesta para estas. Si es traicionada, monta en cólera porque se siente profundamente herida en su orgullo.

Amor, sexo y astrología

ÉL

Se trata de la imagen misma de la virilidad, del macho convencido y orgulloso de serlo. Lleva en sí el gen de la conquista, un arte que ejerce a menudo y de buena gana. Se dirige a sus <objetivos> con gran seguridad y no imagina siquiera la eventualidad de un rechazo; si las cosas van mal, lo olvida de inmediato. Está muy orgulloso de su éxito entre las mujeres y acumula numerosas aventuras, lo que no lo convierte en un campeón de la constancia: se apasiona con la misma facilidad con la que decae después su interés. Una vez que ha realizado una elección estable, se consagra a ella con gran entusiasmo, pero a cambio pide una devoción exclusiva. Cándidamente egocéntrico, no admite encontrarse en un segundo plano, frente a nada ni a nadie, y se impone de manera natural sobre su pareja, sin pretender disfrazar su <asunción del mando>: la amada queda simplemente sometida como un potro recién domado tras realizar unas pocas acciones. No obstante, sabe recompensarla con gran generosidad: apasionado, se entrega sin medida; es valiente, protector e innovador, pero, desprovisto de todo romanticismo, también es brusco, expeditivo, impaciente y poco inclinado a escuchar. Necesita una mujer dócil y conciliadora pero no pasiva: quiere sentirse orgulloso de su mujer, de lo contrario se harta rápidamente de ella. Celoso, no admite transgresiones en la relación y puede reaccionar de manera violenta si se diera el caso. No obstante, su morales muy elástica en lo que le concierne y, por este motivo, incluso a edad avanzada, cederá frente a algunas extravagancias que confirmen que no ha perdido su carácter.

Tauro Y El Amor

El Amor Para Cada Signo

ELLA

Está dotada de un manifiesto encanto sensual del que es perfectamente consciente y que administra con sabiduría, en la medida en que, en sus ideales, no hay lugar para la pasión ciega y fulgurante, sino más bien un deseo de conseguir una esta bilidad sentimental fiable. Sencilla y espontánea en sus expresiones, no tiene miedo de entregarse, pero nolo hace hasta que está convencida de tener enfrente un compañero adecuado, susceptible de garantizarle un amor y una fidelidad incondicionales, así como un porvenir próspero y tranquilo. Está dotada de una naturaleza apasionada pero prudente, puesto que, si escuchara a su instinto, podría acumular numerosas aventuras, lo que le interesa muy poco. Para ella, el amor es una fuerza global que la sume en la alegría y, si promete una devoción profunda y sincera al amado, atenciones constantes y satisfacción erótica, espera a cambio un compromiso absoluto. Tauro es el signo más posesivo; sus celos son proverbiales y esta mujer dulce y maternal quiere dominar exclusivamente a su compañero y puede transformarse en una auténtica furia ante una eventual traición. Al margen de este defecto, que comporta a veces un temperamento excesivamente suspicaz, posee un gran número de hermosas cualidades que la convierten en una de las mujeres más atractivas. No obstante, no está hecha para las sorpresas y las ambigüedades; es necesario que los límites de su universo estén bien marcados; se siente feliz cuando se instala en una rutina agradable, pautada por placeres terrenales confortables, de modo que una pareja demasiado cerebral o psicológicamente complicada puede suponerle una dura prueba.

El Amor Para Cada Signo

ÉL

Amable, atento, agradable, el hombre Tauro posee unos modales encantadores, con los que alcanza sus objetivos. Cuando la pasión lo invade, se inflama en un segundo, pero consigue mantener la calma y seducir a su presa gracias a una táctica bien controlada. Pero el amor no es siempre el resorte que mueve su interés y su sensualidad innata lo lleva a menudo hacia aventuras de carácter estrictamente erótico. Prudente por naturaleza, reflexiona mucho antes de dejarse ir: la mujer de su vida debe ser atractiva, capaz de satisfacer apetitos no sólo sexuales, fiable y de una fidelidad a toda prueba. Lineal y pragmático, el hombre Tauro establece claramente que la amada es de su exclusiva propiedad propiedad y es necesario ser prudente, ya que la situación más inocente puede desencadenar unas terribles escenas de celos. Hay que reconocer que se implica totalmente para respetar estas mismas reglas, excepto si su pasión se extingue: en este caso, el pacto de fidelidad queda automáticamente archivado. Hedonista convencido, el Tauro encuentra lamentable renunciar a los placeres materiales y, por tanto, no concibe los amores platónicos o incluso los tibios; para él la fusión entre el sexo y los sentimientos supone la raíz misma de una unión. Su materialismo lo lleva a <contabilizar> lo que se ofrece y se recibe en el marco de la relación de pareja: ofrece con placer lo mejor de sí mismo, pero debe sentirse recompensado; en caso contrario, el compromiso es de corta duración. Por el contrario, cuando todo funciona, se puede contar con un compañero protector y que infunde seguridad, con unos sentimientos duraderos y que vela por el bienestar de su pareja.

Géminis Y El Amor

El Amor Para Cada Signo

ELLA

La mujer Géminis dispone de un gran poder de seducción que casi siempre sabe utilizar con habilidad. Radiante, vital y sociable, a menudo traviesa e imprevisible, la fineza de su espíritu y la gracia de sus observaciones resultan fascinantes, sus maneras encantadoras y juveniles no se debilitan con el paso del tiempo y, como su homólogo masculino, a menudo da la impresión de estar jugando. No es ni apasionada ni sentimental, sino que se acerca de manera cerebral al amor: para gustarle, un hombre debe proponerle estímulos más intelectuales que físicos; sin embargo, esto no impide que tenga experiencias y aventuras múltiples. Si en alguna ocasión se ve implicada en historias tumultuosas, es a causa de su curiosidad natural. Esto da lugar muy pocas veces a una relación duradera, puesto que su humor variable la impulsa a cambiar a menudo, a acumular aventuras que halagan su vanidad y alejan el aburrimiento. Sin la presencia de fueraltes valores en otros signos, es poco probable que se case pronto; siente horror por las ataduras y, aunque se comprometa, necesita una relación flexible que no le impida <respirar>. Cuando se enamora tiende a formar una relación estable, en la que la pareja es el amigo y el cómplice de sus numerosas actividades y centro de interés; una persona limitada y un exceso de rutina apagarían rápidamente su amor. En general es poco celosa y no pretende por tanto una fidelidad absoluta, que tampoco ofrece y a la que no da ninguna importancia en particular; para ella es mucho más importante establecer una comunicación libre y espontánea con la persona amada.

ÉL

Tanto en el hombre como en la mujer existe un Géminis locuaz e inconstante y otro más serio e introvertido, seguramente más fiable pero menos accesible; con frecuencia sucede que ambas <facetas> conviven en un mismo individuo, que interpreta cada vez un papel diferente. Dicho esto, Géminis es casi siempre una personalidad brillante y desenvuelta, experto en el arte de llamar la atención femenina a partir de bromas ingeniosas y novedades agradables; posee el don de saber rápidamente cómo emocionar a una persona y se adapta a las situaciones más dispares con la habilidad de un camaleón. Sus éxitos amorosos, sus conquistas y sus amistades son numerosas, puesto que, incluso si le gusta cambiar a menudo de pareja, sabe desenvolverse con mucha diplomacia en situaciones muy complicadas y consigue mantener varias relaciones a la vez. Su accesibilidad le permite no enemistarse la mayor parte de las veces con sus ex parejas. Su espíritu atormentado le impulsa a cambiar, a experimentar, a probar un poco de todo; por descontado, no se trata de un modelo de fidelidad y de coherencia, puesto que se cansa rápidamente con la repetición de las mismas emociones. No es la pasión sensual la que lo convierte en infiel, sino más bien la curiosidad, el gusto por la seducción, ya que, en los momentos <tórridos>, su ilimitada fantasía representa su mejor baza. Para mantener su amor de forma permanente(o casi), necesita una mujer intelectualmente viva, con un temperamento abierto y ecléctico, que le permita salir a la búsqueda de diferentes aspectos de su personalidad y le dé la impresión de vivir al lado de un compañera en continuo cambio.

El Amor Para Cada Signo

Para tener una mejor idea de Amor, sexo y astrología. Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKobo.

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: