Familia y relaciones,  Niños

Un solo padre en casa (Asi Es la Vida) – El desconcierto de ser padres

El siguiente texto es un extracto del libro Un solo padre en casa (Asi Es la Vida) (ISBN: 9781683253440). Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Jocelyne Dahan y Anne Lam, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Según fuentes de la Dirección General de las Familias y de la Infancia del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, el 7 % de las familias de nuestro país (acercándose cada vez más al 9 % de la media europea) están formadas por un solo adulto (la madre en el 90 % de los casos) con hijos menores a su cargo, con o sin contacto con el otro progenitor. ¿Cómo educan a un hijo un padre o una madre que están solos?

Es la pregunta que se plantean trescientas veinticinco mil familias en España. Estas no tienen muchos puntos en común, pese a lo cual se las suele agrupar bajo la denominación de «familias mono parentales». Actualmente, esta expresión apenas tiene sentido. Aquí, este término deberá entenderse entre comillas… ¡por no decir que debe cogerse con pinzas!

Padres divorciados o separados, viudos o viudas, personas que adoptan solas a un niño o que lo educan sin el otro progenitor, así son las «familias monoparentales». Muchos se preguntan si este estilo de vida no acabará creando niños «cojos», como las garzas que aprenden a sostenerse sobre una sola pata para no caerse.

Del mismo modo, se acumulan las preguntas sobre la construcción de la identidad psíquica y sexual del niño, su evolución en la escuela o en su vida futura. Por último, son muchos los que desean ser padres en singular, sin descuidar de paso su propia vida…

Quizá habrá que elaborar el duelo por la «familia ideal», aquella con la que soñábamos cuando éramos pequeños. Porque un niño que no crece con su padre y su madre en casa no se convierte forzosamente en un delincuente, alguien imposibilitado para la vida en pareja o inestable. Estas nuevas familias nos demuestran que ahora ya no hay una manera «buena» y una «mala» de hacerlas cosas, sino mil maneras de ser padres. Solos o no, separados o vueltos a casar, neófitos o jefes de una tribu de niños.

Estado de la cuestión

Cada vez es más frecuente que la vida de un progenitor incluya episodios de paternidad o maternidad en soledad, lo que comúnmente se denomina «monoparentalidad».Con este término se hace referencia a una multitud de maneras de ser padres solos, durante un breve periodo de tiempo o durante un tiempo prolongado.

Una situación cada vez más habitual

El 7% de las familias españolas son «monoparentales», según las designan los demógrafos (Dirección General de las Familias y de la Infancia del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 2005). Esta situación es bastante frecuente en una época en la que la vida en pareja tiende a parecerse más a un contrato de duración determinada que a uno indefinido. No está de más recordar que en 2002 hubo en España 120.000 rupturas matrimoniales, lo que equivale a decir que cada cinco minutos (o menos) se rompe un matrimonio…

Si a esta cifra se suma el número de parejas de hecho que se separan y de familias monoparentales que hay en nuestro país (cifra estimada en 325.000, en la inmensa mayoría de las cuales el único adulto es la madre) nos podemos llegar a hacer una idea de lo habitual que es la situación a la que estamos haciendo referencia.

¿Por qué hablar, de entrada, de mujeres? Las cifras indican que son ellas las que, en casi nueve de cada diez casos, viven solas el día a día con los hijos. Pero también los padres saben hacer frente a esa cotidianidad solitaria; y cuanto mayores son los niños, más son los padres que comparten sus cuidados.

Otro efecto del tiempo que pasa: cuantos más años tiene la pareja, mayor es el riesgo de vivir solo en algún momento. La proporción de un solo progenitor en casa lo demuestra: casi el 4 % de menores de 4 años se halla en este caso, el 10,5 % de 5-15 años y el 4,5 % de 16-19 años.

Un mosaico de familias

¿Cómo ha evolucionado este grupo de padres solos? En otro tiempo, las viudas, la única categoría «políticamente correcta», eran mayoritarias. Hoy en día, las cosas han cambiado mucho: las parejas separadas son, con gran diferencia, las más numerosas. Representan más del 60 % de estas familias, a lo que hay que añadir el 20 % de viudas y el13 % de las mujeres que nunca han vivido en pareja.

¿Quién forma parte de este grupo heterogéneo? Una pareja que se acaba de separar y mantiene buenas relaciones para educar a sus hijos. Un ingeniero de 45 años, viudo, que educa solo a tres adolescentes. Una joven estudiante de 18 años, que vive con sus padres y se queda embarazada en contra del deseo de su novio. Los ex cónyuges, en guerra desde que se han separado. Una mujer de 32años, sin trabajo, madre de dos niños pequeños, cuyo marido acaba de morir en un accidente.

Una profesora de 40 años, decidida a tener ese niño del «ahora o nunca» que acaba de «fabricar» con un hombre de paso; y también personas solas que adoptan un niño. ¿Qué tienen en común? Los niños de estas familias no crecerán con un padre y una madre bajo el mismo techo. Excepto este dato, sus condiciones de vida quizá no tendrán nada que ver. En eso, estas familias reflejan la diversidad de las familias de un país europeo.

De las «niñas madres» de antes, a los padres solos de hoy

La monoparentalidad no es una producción cien por cien moderna. Durante generaciones, ha habido mujeres que han educado a sus hijos sin un marido en casa; cónyuges que se ven obligados a vivir solos tras la defunción de su pareja; parejas separadas porque uno de los miembros navega en alta mar; mujeres solas que asumen la educación del hijo que el hombre no ha reconocido. Durante mucho tiempo, este grupo, constituido sobre todo por viudas y «niñas madres», era casi bipolar. Por una parte, las viudas, dechados de virtudes; por la otra, las madres solteras, objeto de constantes críticas.

En el siglo XXI, ya no funciona esta clasificación y no se fustiga a las familias que no viven como la mayoría. Eso no significa que la mirada de la sociedad sobre estas familias sea siempre condescendiente…

La invención de la «monoparentalidad»

Esta palabra es producto del mayo francés del 68. La mujer se liberó entonces del yugo del hombre, que reinaba como amo y señor tanto en la sociedad como en la intimidad. En efecto, no es hasta finales de los años sesenta cuando la mujer ve reconocido el derecho a trabajar o a abrir una cuenta bancaria sin tener que pedir permiso… al señor. La píldora se legalizó en Francia poco después (en España no fue hasta 1985).

La mujer reivindica el derecho a tener un hijo «si quiero, cuandoquiera». Al mismo tiempo, el porcentaje de trabajo femenino se incrementa. Se produce un reconocimiento colectivo de la mujer: se ha convertido en una persona de pleno derecho y ya no es sólo una madre (preferentemente, en casa) o una esposa.

Al mismo tiempo, el matrimonio vacila sobre su pedestal y muchas parejas prescinden de la vicaría o el ayuntamiento para formar una familia. En el ordenamiento jurídico español, es norma que la patria potestad(es decir, aquel conjunto de derechos y deberes que la ley confiere e impone a los padres respecto delas personas y bienes de sus hijos no emancipados) sea ejercida siempre en beneficio de los hijos. Entre los deberes principales que incluye la patria potestad están la obligación de estar con los hijos, cuidarlos, protegerlos, alimentarlos, educarlos, procurarles una formación integral, representarlos legalmente y administrar sus bienes.

La regla general es que la patria potestad se ejerza de forma conjunta por el padre y la madre, independientemente de que éstos se encuentren o no casados, reservándose el ejercicio exclusivo por parte de uno de ellos cuando se cuenta con el consentimiento del otro. Con el transcurso de los años se han multiplicado las familias compuestas por la madre, normalmente, y uno o varios niños, consecuencia bien de un acto militante bien de un accidente de la vida.

Para tener una mejor idea de Un solo padre en casa (Asi Es la Vida). Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKobo.

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: