Casa & Hogar

La limpieza de la casa – Material Necesario, Paso A Paso

El siguiente texto es un extracto del libro La limpieza de la casa(ISBN: 9788431553890). Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Patrizia Rognoni, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Mantener la casa limpia es algo básico y fundamental, y en el día a día solemos invertir el tiempo necesario para realizar las tareas imprescindibles para que nuestro hogar esté en perfecto estado.

Sin embargo, esto no quita para que, cada cierto tiempo, nos planteemos la necesidad de una limpieza más a fondo, centrada en esos pequeños detalles que en nuestras tareas cotidianas solemos pasar un poco más por alto.

La limpieza de la casa

Muchas veces, cuando planificamos una limpieza de este tipo, nos encontramos con que no sabemos muy bien cuál es la mejor manera de llevarla a cabo para obtener el máximo rendimiento en el menor tiempo posible. Y es entonces cuando nos vemos obligados a acudir a profesionales para suplir nuestra falta de capacidad para llevar a cabo estos trabajos, con el consiguiente desembolso económico.

El objetivo de este libro es enseñarle esos pequeños trucos delos profesionales de la limpieza que le permitirán dejar reluciente hasta el rincón más recóndito de su hogar: sanitarios, cocina, terraza, mobiliario, pavimentos, adornos, joyas, electrodomésticcos, alfombras…

Dejarlos impecables está ahora al alcance de su mano, de una manera fácil y sencilla, y sin costes extras.

La limpieza de la casa

Material necesario

Para la limpieza en casa se requieren algunos utensilios y productos que puede hallar con facilidad entiendas o grandes almacenes. El hecho de hacerse con el material necesario simplificará mucho las labores.

Para una mejor organización, guárdelo todo en los envases originales y, siempre que sea posible, en un armario especial para este fin dividido por categorías (trapos, escobas, detergentes, etc.). El armario puede estar en la cocina o en el lavadero, por ejemplo.

La limpieza de la casa

Guantes

Acostúmbrese a usarlos para protegerse las manos y, sobre todo, prevenir alergias a los detergentes.

Los hay de diversos tipos: los desechables, muy ligeros, para quitar el polvo o efectuar trabajos que ensucian mucho, como limpiar la plata o dar lustre a los zapatos; los afelpados, recomendables cuando se utilizan con agua hirviendo, y los granulados, mejor si además son también afelpados, que ofrecen un agarre seguro, necesario, por ejemplo, para la tarea diaria de fregarlos platos.

Limpiadores

En el mercado los hay de todos los tipos y para todos los usos. Escoja los multiusos si tiene problemas de espacio y los específicos si puede guardarlos sin dificultad. En cualquier caso, siempre será útil tener alcohol, amoniaco, lejía y limpiadores para madera, cristales, suelos y sanitarios.

Electrodomésticos

El aspirador es muy útil y puede usarlo para limpiar el suelo en lugar de la tradicional escoba. Escójalo con un motor potente, de al menos 750 W, con potencia regulable a fin de poder utilizarlo para las alfombras y la moqueta, pero también para las cortinas y los sofás. Sin embargo, si tiene grandes superficies con moqueta, le convendrá un limpiador de alfombras, que, además de aspirar la suciedad, levanta el pelo gracias al cepillo que lleva incorporado. Con el fin de no recalentar el motor hay que sustituir la bolsa del polvo antes de que esté demasiado llena.

Además, necesitará una abrillantadora si tiene el suelo encerado y una limpiadora de moquetas si posee este tipo de revestimiento, aunque también puede alquilarla, una buena solución que permite ahorrar dinero y espacio, además de contar siempre con un aparato eficiente. Limpie los cepillos de la abrillantadora sumergiéndolos durante una hora en agua y amoniaco. Lave el depósito de la limpiadora de moquetas y mantenga siempre limpios los orificios por los que sale el agua.

Escobas

Use una escoba de cerdas sintéticas y suaves para los suelos de madera y, a ser posible, que pueda ponerse en ángulo para alcanzar los puntos más difíciles. Para los demás suelos, puede usar escobas con cerdas mixtas, mientras que para los exteriores convendrá elegir escobas de paja o con cerdas metálicas.

Límpielas pasando un peine de púas anchas entre las cerdas. Seguidamente, lávelas con agua caliente y jabón, y a continuación, aclárelas bien y séquelas con las cerdas hacia arriba. Al guardarlas, cuélguelas siempre de un gancho, pues las cerdas apoyadas en el suelo con el tiempo se doblan y restan eficacia a las escobas.

Para tener una mejor idea de La limpieza de la casa Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKoboBookbeatFnac24 SymbolEl Corte InglésCiando, Amabook,…

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: