Familia y relaciones

Me aconsejan que lo lleve al logopeda – Cómo puede ayudar a su hijo

El siguiente texto es un extracto del libro Me aconsejan que lo lleve al logopeda(ISBN: 9781683251248) Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por Nadira Anacleto y Sylvie Baussier, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Le han recomendado que lleve a su hijo al logopeda, pero ¿quién le ha dado ese consejo? ¿Un profesor, el padre de algún alumno con quien charla en la puerta de la escuela, un familiar? Algunas personas creen que la logopedia es una especie de remedio milagroso. Si el niño articula mal a los tres años, si no lee con fluidez en primero de primaria, si aún comete faltas de ortografía en el momento de pasar a sexto, se le lleva rápidamente al especialista. Puede que sea necesario, pero también puede que no.

¿Por qué precipitarse? Es como si ir al logopeda fuera una especie de moda. No obstante, hay que tener en cuenta, por lo menos, tres factores que influyen en esta decisión. En primer lugar, la presión es importante, pues, en nuestra sociedad, la escritura está en el centro del conocimiento. En el momento en que el niño entra en la escuela, ya desearíamos que supiera leer lo antes posible, pues nos preocupamos por su futuro. ¿Y si fracasa en sus estudios? ¿Y si acaba en el paro? ¡Y, sin embargo, sólo está en primero!

La segunda presión procede de las propias familias. ¡Hoy en día tenemos pocos hijos y queremos que sean perfectos! Desde hace una decena de años, cuando un niño tiene ligeros problemas de articulación o manifiesta dificultades con algunas palabras, los padres ejercen sobre él una gran presión, lo cual no mejora en absoluto su situación.

La escuela también interviene, demasiado en algunos casos: desde cuarto curso, se aconseja ir al logopeda por precaución, por miedo a pasar por alto un problema grave. Lo que está claro es que no hay que confundir el seguimiento logopédico con las clases particulares de francés o de matemáticas. En efecto, no se trata de sacar mejores notas en el próximo examen, sino de mejorar las herramientas de la comunicación con los demás, tanto las orales como las escritas, para que el niño pueda desarrollarse y plantearse el futuro de forma plena.

En algunos casos, la ayuda de los padres basta para liberar al niño de estas preocupaciones pasajeras; en otros, se impone un seguimiento logopédico. Si su hijo sufre, tendrá la posibilidad, por medio de estas sesiones, de recuperar el gusto por comunicarse y mejorar de esta manera las herramientas destinadas a ello. Supondría un grave error privarlo de ello.

¿Cómo le llega la palabra al niño?

La primera infancia es el periodo de las primeras veces: la primera mirada, la primera sonrisa y los primeros balbuceos. Y, de pronto, un día llega la tan esperada palabra. Seguro que lo recuerda: así, sin avisar, el bebé soltó papapa y usted reconoció inmediatamente papá. ¡Menudo regalo de parte de este pequeño de poco más de un año!

Ya en la barriga…

Mucho antes de nacer, el bebé empieza a preparar su oído, así como los órganos que necesitará para comunicarse más tarde mediante la palabra: mueve los labios, traga y expulsa líquido amniótico como lo hará más tarde con el aire, y puede que, incluso, se chupe el dedo. Además, se mueve dentro de la barriga de su madre, y esta interpreta sus sensaciones: «Está muy nervioso esta noche, he debido de tomar demasiado café», o bien: «Está tranquilo, estoy segura de que le gusta la música clásica», o:«¡No para de dar patadas, será tan agotador como lo fue el mayor!».

En una palabra, la madre ya lo hace existir en su imaginación, aunque, cuando nazca, tendrá que adaptarse a como realmente es. El bebé oye, sobre todo, la voz materna —por resonancia— y las voces familiares, como la de su padre, así como los ruidos del ambiente: la televisión, los ruidos de máquinas… Por la noche: reposo, calma total. El bebé percibe esas alternancias, asociadas a sus movimientos y a sus humores fluctuantes, de forma global. En realidad, esto es lo que suponemos, pues estamos muy lejos de saberlo todo sobre lo que ocurre dentro del útero, especialmente en lo que respecta a lo que el niño puede captar del exterior.

Para tener una mejor idea de Me aconsejan que lo lleve al logopeda Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaAmazon IndiaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKoboBookbeatFnac24 SymbolCiandoAmabook,…

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: