Deporte y salud,  Niños

Juegos en el agua para niños – Normas de seguridad

El siguiente texto es un extracto del libro Juegos en el agua para niños(ISBN: 9781683253969). Conocerlo, entenderlo, interpretarlo y ayudarlo, escrito por M. Casati, publicado por de Vecchi /DVE ediciones.

Los juegos y ejercicios presentados en este libro son fruto de años de trabajo en la piscina con niños y adolescentes. Se trata de juegos que pueden practicarse, no sólo en los largos días de verano pasados junto al mar, un lago o una piscina, sino también sin otro ánimo que el de divertirse en grupo o incluso para personalizar y animar una fiesta. La efervescencia de los niños se conjuga con la alegría que sienten al estar en el agua, y su buen humor es muy contagioso. Así, no es nada sorprendente que, en la playa, el número de participantes de un juego se doble o se triplique en cuestión de instantes.

Juegos en el agua para niños

En la mayor parte de los casos, se trata de juegos de ejecución sencilla, que son fáciles de realizar con los accesorios necesarios, sin que ninguno de estos se considere absolutamente imprescindible. Aunque los niños son sus verdaderos destinatarios, esta obra se dirige en primera instancia a los adultos—padres, animadores y monitores de natación—, puesto que jamás debe dejarse a un niño pequeño en el agua sin vigilancia. Además, la manera de que los niños adquieran seguridad en el agua y se estimule y regule su crecimiento armonioso, mientras aprenden a divertirse, es a través de la participación y, si se necesita, arbitrando en los juegos y dándose chapuzones.

Pero, ¿por qué es tan importante estimularlas actividades lúdicas en los niños, y por añadidura las acuáticas?

Nuestra sociedad y nuestro ritmo de vida empujan al niño a pasar el tiempo en casa, sentado delante de la televisión o frente a una consola de videojuegos, pero la actividad y, en particular, el juego son indispensables para el desarrollo físico y psíquico del niño, por lo que es fundamental dedicar algún tiempo a las actividades motrices. Es, pues, a través del juego como mejor pueden manifestarse el cuerpo y el carácter de cada uno.

Gracias a los numerosos estímulos que el juego ofrece al niño, este aprende a moverse, perfecciona sus habilidades motoras y refuerza su resistencia y su robustez. Pero el juego es, sobre todo, una herramienta que permite desarrollar la imaginación, la intuición y la creatividad de los niños. El pequeño, una vez superada la etapa del egocentrismo, entra en contacto con el mundo exterior y con los demás, y siente placer al competir, al transmitir sus propias experiencias y al asimilar otras nuevas para él.

En definitiva, el juego posibilita que el individuo desarrolle un modo de expresión corporal y, gracias a la interacción con el grupo, se comunique y obtenga información. Por otra parte, para que el juego cobre sentido, es necesario que transcurra de acuerdo con normas bien definidas, lo que estimula en el niño el respeto por sus compañeros, así como el espíritu de equipo y la cohesión del grupo.

A esas ventajas hay que añadir el pequeño «plus» que representa el moverse en el agua, lo que aúna el bienestar psicológico y el físico, ya que se mejora la coordinación de los movimientos, se desarrolla armoniosamente la masa muscular y aumentan las capacidades respiratorias.

En ese sentido la presente obra puede representar, para los monitores de natación, un memorándum de actividades que puede asociarse a las enseñanzas técnicas y dar así a los alumnos la ocasión de poner en práctica lo que han aprendido, dando rienda suelta no sólo a su cuerpo sino también a su imaginación.

Los niños se apoyarán en la lectura de este libro para proponer a sus padres o a su monitor de natación los juegos con los que se han divertido, o bien sacarán partido de ellos inventando otros a su vez, tal vez más originales, inspirados en los que se describen en las páginas siguientes.

Tras un breve capítulo sobre el entorno y los accesorios útiles, aparece una sección que presenta juegos fáciles y al alcance de todos. A continuación, siguen tres capítulos dedicados a los juegos que corresponden a las distintas franjas de edades, y la última parte se reserva para los saltos y las zambullidas.

Juegos en el agua para niños

El libro finaliza con un apéndice que trata de la familiaridad y de la soltura delos niños en el agua, factores que deben tener en cuenta los padres y los educadores. La capacidad motriz de los niños se describe brevemente en función de las distintas franjas de edades, a fin de que sobre esa base el educador, el monitor de natación o los padres puedan elegir una actividad susceptible de potenciar las aptitudes del niño sin llevarlo a una situación difícil y desanimarlo con ejercicios demasiado arduos para él.

La obra concluye con un repaso de las normas de seguridad e higiene que regulan las actividades acuáticas en instalaciones públicas y un índice de juegos clasificados según su nivel de dificultad y la posibilidad de practicarlos también en aguas poco profundas.

Y ahora sólo queda el pistoletazo de salida para que ¡todo el mundo se meta en el agua!

Los Accesorios y Los Referentes

El área de juego

Juegos en el agua para niños

Salvo excepciones, la mayor parte delos juegos propuestos a los niños puede realizarse tanto en agua profunda como superficial. El término agua profunda designa una altura de 1,40 m, salvo en el caso de juegos específicos, para los que se requieren los 2 m.

Las actividades en agua superficial se llevan a cabo en unas piscinas cuya profundidades de unos 70 cm, también llamadas piscinas de adaptación. Para los niños que entran en contacto por primera vez con este nuevo medio, la piscina poco profunda (es decir, aquella en la que el agua llega a la mitad del muslo delos niños pequeños y a la altura de las rodillas de los más mayores) presenta la ventaja de potenciar que se entreguen plenamente sin que les inquieten las salpicaduras o el verse sumergidos en un elemento que no dominan.

Las dimensiones de las áreas de juego corresponden a superficies de aguade 15 ∞ 5 m, o de 5 ∞ 5 m, y las actividades están concebidas tanto para piscinas que no presentan especiales problemas de acondicionamiento como para el mar, donde aún es más fácil disponer de espacio suficiente.

El tamaño de las piscinas de adaptación suele ser de unos 6 ∞ 10 m.

Los accesorios

Juegos en el agua para niños

La utilización de todos los accesorios propuestos es muy simple, y su empleo en las piscinas es frecuente. Las barras flotantes (accesorios de espuma de forma oblonga, conocidas popularmente como churros o bastones) facilitan la suspensión en la superficie del agua. Con ellas pueden hacerse trenes, carroso cualquier otra estructura, gracias a otras barras o tablas perforadas —del mismo material— que actúan de conectores.

También se utilizan botes neumáticos, tablas (rectángulos de espuma que se usan para hacer trabajar las piernas), colchonetas, flotadores o salvavidas, boyas y brazaletes que sirven para mantenerse a flote y se usan lanzándolos y yendo a por ellos, o bien letras de espuma destinadas a un juego en el que se encajan unas con otras de un modo muy divertido. Igualmente se pueden emplear balones hinchables, globos, recipientes y aros de plástico, pelotas de ping-pong y de muchas otras clases.

Por último, una pértiga, bastones lastrados y una cuerda servirán indistintamente como accesorios y como delimitadores del área de actividad, en los juegos de habilidad. Ni que decir tiene que, a falta de accesorios específicos, resultará de utilidad cualquier objeto de uso corriente, así como juguetes infantiles de playa: una colchoneta hinchable hará las veces de tabla o de bote, y unas sencillas botellas de plástico vacías servirán como flotadores.

Antes de meterse en el agua, es muy recomendable leer íntegramente las instrucciones relativas al juego y verificar que determinados accesorios aconsejados puedan ser sustituidos por otros, en caso de necesidad.

El animador

Juegos en el agua para niños

El animador es la pieza clave del éxito de cualquier actividad acuática. No sólo debe poder explicar claramente las reglas del juego, sino que también hade saber implicar, respaldar, reconfortara las niños y, a veces, animarlos a seguir adelante cuando pierdan. En la práctica, el papel del animador consiste en:

• hacer que los juegos se desarrollen con total seguridad

• formar equipos y disponerlos

• preparar los recorridos, situar los objetos dentro y fuera del agua

• cronometrar

• garantizar la regularidad del juego

• participar activamente en el juego, desempeñando tanto un papel que incentive la dificultad, como que ayude a superarla.

Para tener una mejor idea de Juegos en el agua para niños. Entenderlo, ayudarlo, por favor continúe esta emocionante aventura haciendo clic en Amazon SpainAmazon MexicoAmazon USAmazon UKAmazon AustraliaAmazon CanadaCasa deLibroGoogleAppleScribdBarnes & NobleBookmateKobo.

Otras lecturas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: